La hija de Sir Winsalot se impuso fácilmente en los 1500 metros del Especial Haras La Esperanza

LA PLATA.- Ahora sí Princesa May pudo gritar su primer triunfo de jerarquía. Después de ver escurrise en los escritorios (con justicia, claro está) su victoria en el Clásico Blue Prize de San Isidro, la tordilla se lució en la noche del Bosque alcanzando una muy cómoda conquista en el Especial Haras La Esperanza, prueba central de una fecha entretenida y que se corrió sobre 1500 metros.

Cargando 54 kilos y con una acertada conducción por parte de Eduardo Ortega Pavón, la hija del recordado Sir Winsalot y Honey May (High Fly) fue imparable en el derecho para llegar al disco con 4 largos de ventaja sobre Elmasa (Asiatic Boy, 54), mientras, de atropellada, Corra Candy (Señor Candy, 54) era tercera a 3/4 cuerpo, con 1 de ventaja sobre la puntera India Combativa (Indy Point, 54).

Dentro de una carrera numerosa, el jockey paraguayo estuvo hábil para hacer avanzar a la pupila de Martín Alvarez cuando en la curva encontró un hueco por la parte interna, apareciendo por un tercer carril al pisar el derecho y desde el que arrancó de firme para tener un final llamativo, liquidando la historia en un tiempo de 1m31s2/100.

Propiedad de la caballeriza Keko de Pla y de la cría particular de Germán A. Nordio, Princesa May, ya camino a los 6 años, atraviesa un momento particularmente brillante de su campaña, tanto que al cabo de sus últimas 9 salidas sumó 5 triunfos y 3 segundos, quedando sólo fuera del marcador cuando probó fortuna en el Clásico Ricardo, Ezequiel y Ezequiel M. Fernández Guerrico (G2) norteño. En este nivel, no cuesta demasiado imaginarse que la tordilla pronto volverá a ser noticia.