El hijo de Mount Nelson buscará derrotar a Nicholas, defensor del título y que lo batiera en el San Isidro (G1)

Ya se habrá corrido el Unzué (G1) y el Pellegrini (G1) estará a la vuelta de la esquina cuando llegue la hora de la verdad para los milleros en el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1-1600 m, césped), la prueba cumbre de la categoría.

Apenas se de la señal de partida subirá al máximo la expectativa y el público que llene las tribunas del Hipódromo de San Isidro podrá ilusionarse con ver un final fantástico, digno de los máximos exponentes de una división que no pierde oportunidad de ser espectáculo.

Como cada una de las grandes citas del mitín internacional, el Anchorena tendrá como denominador común la dificultad propia de sus participantes sumado al elevado número de caballos en la pista y al estado de esta, probablemente bien blando después de las fuertes lluvias que se extendieron hasta la madrugada del viernes.

Puede tener hasta un tono épico la milla, esa donde Pure Nelson tratara de aprovechar la ocasión para tomarse revancha de Nicholas (Equal Stripes), su reciente y ajustado vencedor en el Gran Premio San Isidro (G1) y que llega a esta instancia con la misión de intentar retener la corona tras imponerse hace doce meses.

El zaino del Stud Parque Patricios cayó por sólo medio pescuezo ante aquél rival a mediados de octubre, para luego volver a ser segundo, aunque ahora a 5 cuerpos del transformado City Wonder (Grand Reward) en el Gran Premio Joaquín V. González (G1) platense. ¿Qué tiene en su favor para aspirar a dar vuelta la historia? Fundamentalmente, la condición de la cancha, pues, se sabe, Nicholas rinde algo menos en lo blando.

Si bien se roban la mayoría de las miradas, Pure Nelson y Nicholas no serán las únicas figuras del Anchorena. El 3 años Imagen de Roma no será un convidado de piedra, pues baja desde los 2000 metros del Jockey Club (G1) con todas las ganas de seguir por la senda ganadora. No es común que el héroe de la segunda instancia de la Triple Corona de un paso atrás en la distancia y no corra el Pellegrini, pero en Santa Elena definieron que Sixties Song (Sixties Song) era el plan A para el Pellegrini, con el vástago de Roman Ruler tomando un camino diferente para no enfrentarlos.

Lencelot (Sidney’s Candy) es desde “tiempos inmemoriables” un protagonista fuerte de la categoría, sin importar pista. Tercero en el mencionado González, a su campaña sólo le falta un triunfo de máxima escala para completar un trajinar maravilloso, ¿porqué no pensar que esta puede ser la ocasión para que la consiga?

Puerto Real (Pure Prize), Hat Mario (Hat Trick) y Roman Crest (Roman Ruler) han dado mucho al cabo de 2018 y son otros de los que tranquilamente pueden estar en los flashes, mientras que para Equal Valioso (Equal Stripes) es una linda oportunidad para ratificar su gran tercero de Equal Miller (Equal Stripes) en el GP Palermo (G1).

Y no puede quedar fuera del análisis el tordillo cordobés Strategos (Zensational), el nieto de Candy Ride que buscará repetir el triunfo que hace unos años consiguió su célebre abuelo, con la misma chaquetilla del Stud Ojos Claros. Perdió debutando, ganó 3 seguidas y de última cómodo el Clásico Embrujo (L). Si lo logra es candidato a la historia del día.