El propio hermano de la G1 Queen Liz alcanzó el mejor triunfo de su campaña

La ausencia de Camuflaje liberó el camino en el Handicap Ringaro y el que mejor supo aprovechar la oportunidad fue el entrerriano Qatarí, que logró construir el mejor triunfo de su campaña sobre la recta de césped del Hipódromo de San Isidro.

Después de un par de gestiones en las que no había respondido a pleno, el hijo de Lizard Island encontró en los 54 1/2 kilos que le tocó cargar el vínculo perfecto para hacerse fuerte, viniendo casi siempre al son de la banda y empezando a hacerse fuerte a partir de los 300 metros.

Fue allí cuando Pepperoni Key (Key Deputy) amagó con darle pelea, rival al que el ganador terminó despachando con más facilidad de la esperada. Se fue hacia adentro el ganador, pero William Pereyra logró enderezarlo para no molestar a su adversario, al que terminó derrotando por 1 1/2 cuerpo y tras 55s43/100.

A 1 cuerpo, la yegua Menia (Qué Vida Buena, 54 1/2) completó la trifecta, con un hocico delante de Wally Gator (Lizard Island, 52). La decepción corrió por cuenta de la favorita Clara Bomba (Claro Oscuro, 53), que ni siquiera amagó con ser peligrosa para llegar quinta.

Cría del Haras La Pasión, presentado por Miguel Medina y defensor de la caballeriza La Grota, de Gualeguaychú, Qatarí tiene por madre a la muy generosa Queen Passion (Orientate), ganadora jerárquica y madre de la G1 Queen Liz (Lizard Island).