El hijo de Qué Vida Buena se impuso por varios cuerpos en el Hipódromo de Córdoba y da pelea en el Campeonato Estrellas Federal

CÓRDOBA, Córdoba (Especial para Turf Diario).- El “tour 2022” de las Carreras de las Estrellas por el interior del país tuvo este domingo una nueva parada en el hipódromo de esta ciudad, donde los 3 años fueron grandes figuras de la mano del Clásico Estrellas Cordobesas (1200 m, arena normal), para ejemplares inscriptos en la serie auspiciada por la Fundación Equina Argentina, con 1.000.000 de pesos para el ganador y parte del Campeonato Estrellas Federal.

A la hora de la verdad, la gloria fue para Qué Ha Pasao, que se reencontró con su mejor nivel, ese que hace un par de meses lo había llevado a quedarse también con el Clásico Estrellas Provincias Argentinas, en La Punta, San Luis. Al cuidado de Oscar Rébora y con Néstor Fernández en sus riendas, el hijo de Qué Vida Buena hizo las cosas muy sencillas, luchando por la delantera desde la partida y afirmándose en el derecho hasta imponerse por varios cuerpos.

Votemos (Manipulator) finalizó en la segunda colocación y tercero llegó Evaluativo (Cosmic Trigger), repitiéndose la trifecta que se había dado en la carrera mencionada en La Punta, aunque con los escoltas haciendo enroque en sus posiciones. Super Mito (Super Saver) y Big Tiger (Sabayón) llegaron en los demás puestos rentados, todo tras una marca de 1m11s92/100.

Propiedad de la caballeriza Esquina Alta, de San Juan, Qué Ha Pasao fue criado en el Haras Don Florentino y tiene por madre a So Splendor (Johannesburg). En sus actuaciones previas, tras aquél éxito puntano, había terminado sexto en el Clásico Estrellas Junior Sprint (G3) de Palermo y quinto en el Clásico Estrellas Cordobesas de Villa María, también en esta provincia.

Con su victoria, Qué Ha Paso le da pelea a La Clota (Claro Oscuro), vencedora en las versiones disputadas en Gualeguay, Entre Ríos, y en Villa María, en la cima del Campeonato Estrellas Federal, al que todavía le restan varias estaciones en lo que queda de la temporada, como para aspirar a un cierre repleto de emoción dentro de un proyecto que hoy ya es todo un éxito.