El hijo de Qué Vida Buena se mide con los bravos Héctor S y Humor Sabatino, dándoles ventajas importantes en el peso

Con el Hipódromo Argentino de Palermo todavía recuperándose después de los destrozos que causó el tormentón del domingo a la madrugada, este lunes otra vez habrá carreras allí, aunque de bajísima calidad, por no decir que recibirá uno de sus peores programas del año.

En materia de calidad, sólo la aportará el Handicap Hunter’s Moon, que se correrá en el décimo cuarto turno, alrededor de las 20:30 horas, sobre 1000 metros y entre caballos desde los 5 años, ganadores, con un premio para aquél que logre cruzar el disco adelante de 1.600.000 pesos.

Desafío gigante el que afrontará el grandote Qué Ta Güeno (Qué Vida Buena), que cargando 64 kilos buscará su quinto festejo consecutivo después de llevarse una condicional, el Handicap Utópico y los clásicos Prensa Hípica (L) y Aristophanes. Con semejante lastre, la cosa seguramente se complicará para el candidato, aunque tiene clase de sobra como para sobrellevar la exigencia.

Bien abierto, desde el 15, partirá el santafecino Héctor S, el segundo más castigado en el reparto del peso, con 60 1/2 kilos. Confiado una vez más a la mano de Francisco Leandro, el zaino viene de caer precisamente ante Qué Ta Güeno y por la cabeza cuando se midieron en el Handicap Utópico, aquella vez bajo una escala de 60 a 60 1/2 en favor del ganador, Ahora se invierte la historia y de allí tanta confianza alrededor del crédito del Stud Javi.

Con 58 kilos irá Humor Sabatino (Sabayón), otra víctima del candidato, ya que lo secundó en ocasión del Clásico Aristophanes, desde medio cuerpo y corriendo bajo escala de peso por edad. Hace tiempo que viene pasándole cerca a su primera victoria importante, y quizás hoy sea el día.

Después de 5 victorias seguidas, Lemoro (Lenovo, 53) encontró freno al caer por medio pescuezo ante Filoso Class (Filoso Emperor), siempre en el plano de las condicionales. Va livianito y en su salto a las jerárquicas puede sorprender.

Y también quedan los lances de Le Club (Le Blues, 53) y Pepperoni Key (Key Deputy, 54 1/2), ambos procedentes de actuaciones interesantes.