La hija de Lizard Island pagó la reprise con un triunfo y ahora busca uno más pensando en el Estrellas Sprint (G1)

Entretenida jornada la que se espera para esta tarde en el Hipódromo Argentino de Palermo, donde muchos todavía continúan hablando de la gran fiesta que se vivió el miércoles último con el Gran Premio República Argentina. Serán 12 carreras por total con la base del Clásico España (L-1000 m, arena), para yeguas desde los 4 años y bajo escala de peso por edad.

Figura indiscutible es Queen Liz, estandarte de la caballeriza Rubio B. y que trabaja para llegar de la mejor forma posible al Gran Premio Estrellas Sprint (G1), su próximo gran objetivo, a fines de junio. La hija de Lizard Island pagó una reprise de 5 meses batiendo por 2 cuerpos a Crazy Party en el Handicap Solazo cargando el exigente peso máximo de 61 kilos y dándole 2 1/2 de ventaja a su escolta, con la que ahora se volverá a medir a lastre idéntico y ya libre de la inactividad.

Esos datos son fundamentales para entender que si Crazy Party quiere dar vuelta la historia deberá esperar un cóctel de mejora propia y baja de nivel de su rival, aunque improbable, tampoco imposible tratándose de caballos de carreras y de carreras de caballos.

En el mismo Handicap Solazo llegaron quinta y sexta Diosa Pampeana (Mutakddim) y Bavarian Girl (Zensational), que también estarán en los partidores ahora. Aquella superó esa tarde casi 4 meses de ausencia, y tiene terreno para adelante; la grandota de La Providencia volvió a correr tras esa gestión, terminando tercera de Asturiola (Angiolo) en el Clásico Vale Dori, sobre 1200 metros y alcanzando a dominar al promediar el derecho.

Si bien anda volando bajito, Smeraldina (Sidney’s Candy) supo ceder por apenas 1 cuerpo ante Holy Woman (Tawqeet) en el Clásico México (G3), aunque en agosto, cuando quedó delante de las mencionadas Diosa Pampeana y Crazy Party, entre otras buenas exponentes de la categoría.