La yegua de Rubio B. se impuso con comodidad en San Isidro y ratificó su gran momento

La baja de Expressive Smart (Expressive Halo) -cuyas razones se explican por separado en esta misma edición- le quitó del camino a Queen Liz al único rival en la lista de participantes, que podía hacerle fuerza. A la hora de la verdad, el talento de siempre de la yegua de Rubio B. se encargó del resto, para ratificar su excelente segundo previo en el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1) con una victoria lujosa.

Prácticamente cuando quiso y cómo quiso ganó la hija de Lizard Island y Queen Passion (Orientate), que a los 6 años mantiene su vigencia de una forma admirable. Siempre prendida en la pelea con Shenazar (Orpen) y Estrolado (Blocked Shot), bastó con un mínimo pedido de “voluntad” por parte del jockey José da Silva para que la zaina arrancara con mucha fuerza y despatarrara a sus “compañeros de delantera”, separándose grande.

El disco encontró a la pupila de Juan C. Etchechoury (h.) con 6 cuerpos de ventaja sobre Estrolado, mientras el tres años Luthier Blues (Le Blues) completaba la trifecta a otros 2 1/2 largos, todo tras 56s12/100. Río Amigo (Todo Un Amiguito) y Shenazar) completaron el marcador.

Cría del Haras La Pasión y animadora desde hace ya varios años de las pruebas para velocistas, Queen Liz redondea ahora una campaña meritoria con 9 éxitos en 22 actuaciones, con 8 segundos y 2 terceros, habiendo quedado fuera del marcador en apenas 2 oportunidades y totalizando a la fecha ganancias por 2.920.000 pesos.

Hace mucho que está entre los mejores de la división Queen Liz, que de la mano de la madurez sigue soñando con ese triunfo de G1 que le falta y al que ya le pasó cerca en un par de oportunidades.