Jan Franco Balarezo, CEO del haras peruano Gina Santa Rosa, habla de la Subasta de las Estrellas 2020, los planes que tiene para la internacionalización de la marca y su visión de hípica a futuro

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- Jan Franco Balarezo pertenece a la “Guardia Nueva” del turf peruano. A sus 33 años ya heredó la responsabilidad de dirigir el haras más importante de su país y eso, en estos tiempos, no solo es poco usual, sino que importantísimo en el hipismo sudamericano.

Es la edad que hoy vemos en muchos de los grandes líderes de empresas a nivel mundial. Y si funcionan es porque, precisamente, el empuje y dinamismo que le otorgan –y que va de la mano con esa tecnología contemporánea– permiten el crecimiento y consolidación de esas marcas.

Tal vez por eso se explique tanto entusiasmo cuando uno habla con Jan Franco –aunque prefiere que solo le digan Jan– desde hace dos años CEO del Haras Gina Santa Rosa, la cabaña de la familia Balarezo y que lleva 14 años como líder de la estadística inca, de los 35 que tiene de vida institucional.

“Mi padre adquirió unos terrenos en la zona de la Irrigación Santa Rosa para empezar en el negocio de la cría. La base del haras fue con yeguas argentinas”, nos suelta como primer dato.

Este jueves, el Gina Santa Rosa (que terminó siendo la fusión de los haras ‘Gina’ y ‘Santa Rosa’), la cuna de campeones como Laredo, Morena (la mamá de Creator, el héroe del Belmont Stakes) o Private Affair, por citar algunos ejemplos. realizará la Subasta de las Estrellas 2020, su tradicional remate anual que, impulsados por esta nueva realidad mundial, aprovechará la tecnología de la Agencia Fallow para hacerlo de manera virtual, debido a que solo se permitió el aforo de 50 personas en el Pabellón de Exhibición de Monterrico.

-¿Qué esperan de este remate?

-Tenemos mucha expectativa, en verdad. El año pasado la Subasta de las Estrellas había superado lo que teníamos planeado y eso nos obligó a trabajar el remate de este año con mucha anticipación. Queríamos hacer un evento hípico y social de primer nivel. Sin embargo la pandemia nos cambió todo. Pero siempre hemos creído que hay que sacar lo malo dentro de todo lo bueno y fue cuando vimos que la tecnología estaba ‘ahí’ para aprovecharla. Decidimos irnos por el remate virtual, pero ya que eso nos permitía llegar a todo el mundo, entonces apostamos por mostrarnos en toda la región, que conozcan un poco más de lo que ofrecemos, así que esperamos que todo sea un éxito.

-¿Cómo ha tomado el mercado peruano la compra on line, y más todavía en época de pandemia?

-Ha empezado a acostumbrarse. En nuestro caso, la experiencia de Agencia Fallow, Arturo Moscón, Mario di Salvatore y toda su gente, ha servido de mucho y la etapa de pre ofertas ha sido fantástica, sin problemas y con los propietarios participando activamente. Estamos convencidos que esto irá puliéndose en el camino y tendremos en este sistema un nuevo aliado para los remates.

-¿Qué ofrece el Gina Santa Rosa en esta Subasta de las Estrellas 2020?

-Son 30 productos hijos, básicamente, de tres padrillos europeos: Yazamaan, uno de los 17 hijos de Galileo en todo el mundo que ha producido ganadores de G1; Buenos Días, un Peintre Celebre que en su primera generación nos dio a un campeón del pasto, ganador sobre 2.400 metros; y la primera producción de Zerfaal, el primer Dubawi que llegó a Sudamérica (casi de la mano con Safety Check) y que ha botado lindísimo en esta primera generación. Pero además hay hijos de Power World, un Distorted Humor que ya dio a un caballo como Floyd en esta primera generación; y la última producción de Minister’s Joy, el actual Padrillo del Año, padre de grandes campeones, como Barón Rojo, que precisamente egresó de nuestro haras y se impuso en el Derby Nacional del 2019.

-Vemos en el catálogo que hay muchas yeguas argentinas en su plantel…

-Sí, la importación de yeguas de carrera al mercado peruano ha sido importante para que los haras nos terminemos nutriendo de las sangres de otros países. En el caso del Gina Santa Rosa han llegado vientres que realmente le aportan y le aportarán mucho a nuestra producción. En este lote, por ejemplo, sale a venta una cría por Zerfaal y Shakita, la hija de Equal Stripes que casi gana el Latino del 2014 y que es hermana de Shyster, la ganadora de la Estrellas Juvenile Fillies. Pero también tenemos crías de yeguas hijas de Equal Stripes, Honor And Glory, North Light y Giant’s Causeway.

-Pero además ustedes impulsan que los propietarios que adquieran yeguas puedan tener la posibilidad de servirlas con los padrillos del haras.

-Ese es uno de los beneficios que instauramos el año pasado. Propietario que nos compre una potranca, tiene la posibilidad de servirla con alguno de nuestros padrillos, cuando la yegua termine su campaña. Así impulsamos a que la crianza peruana también tenga un dinamismo y contribuimos a que poco a poco vaya aumentando la producción de caballos de carrera en el Perú.

-¿Qué otros beneficios tendrán los compradores de este remate?

-De los 30 caballos vendidos, 28 están nominados a la Copa ACCCP 2021, que serán 4 carreras exclusivas para productos inscritos en este programa de la Asociación de Criadores de Caballos de Carrera del Perú y que repartirán 40 mil dólares en promedio, cada una, el próximo año. Serán dos carreras para hembras y dos para machos.  Pero además, el Haras Gina Santa Rosa cuenta con representantes en Argentina (Roberto Ratti), Chile (Nicolás Prat) y Uruguay (Pablo Núñez) para que el propietario que desee enviar un caballo a cualquiera de estos países a seguir su campaña, tenga el apoyo logístico. Nosotros nos encargaremos de gestionar el traslado, recomendarles preparadores, asesorarlos en qué hipódromo es mejor empezar a trabajar, la constitución de studs, etcétera.

-Decías al inicio que el objetivo es mostrarse a toda la región y anteriormente ya nos habías comentado que tienen la meta de expandirse. ¿Aprovechar este remate virtual para llegar a todo el mundo es el primer paso?

-El primero de esta magnitud, en verdad. Nosotros ya habíamos empezado con un juego virtual que se llama Las Estrellas Sudamericanas. Nos asociamos con el Haras La Concordia, de Uruguay, para impulsar una idea que habíamos arrancado en el 2018 de manera local. El juego consiste en formar studs virtuales, a través de una plataforma, con la producción anual de nuestros haras. La gente estudia los pedigrís, elige los caballos, diseña las casaquillas y le pone el nombre que desee al stud. A lo largo del año, los caballos sumarán puntos, de acuerdo a una tabla pre establecida y el stud que obtenga mayor puntaje se hará acreedor a diversos premios, desde vales de descuento para la compra de caballos hasta un viaje, todo pagado, a la sede del Latino del siguiente año. Lo que buscamos es fomentar la hípica, que el aficionado se familiarice con temas de pedigrí y, ¿por qué no?, tener la posibilidad adquirir un caballo de carreras.

-¿Y qué otros planes tienen pensado en esa internacionalización?

-En el juego, queremos sumar a más haras regionales. En tal sentido ya hemos conversado con algunos criaderos en Argentina y Chile. Pero en el futuro, nos gustaría afianzar alianzas con otros pares de la región, apuntando al intercambio de padrillos, de yeguas. A retroalimentarnos de estrategias o de la forma en la que se enfrentaron algunas situaciones. Porque la problemática de los haras es igual en todos lados, el tema está en unirnos para hacerles frente. Hoy ya no existen barreras y la hípica sudamericana debe trabajar de la mano para hacerse sólida.

-¿Cómo pueden encontrar más referencias de la Subasta de las Estrellas?

-En nuestras redes sociales, en Facebook e Instagram, a través de la Agencia Fallow, o enviando un mensaje a los siguientes whatsapps: (+51) 924945464, 992086310, 999770000 para participar de las pre ofertas. Y el día jueves, desde el mediodía (hora de Perú, 14 hrs, hora Argentina), podrán conectarse a nuestras plataformas para seguir en vivo la antesala que hemos preparado, con la exhibición de los 30 productos que subastaremos, además de un programa especial para que podamos vivir una maratón hípica por cualquier plataforma.