El hijo de Daniel Boone, hermano materno del G1 Quiz Kid, demostró otra vez su capacidad para la velocidad

Los dos caballos más jóvenes del lote en el Handicap Resuello se quedaron con los puestos más altos del marcador, con el veloz Quibbler (56 kg) dando la nota por primera vez en el nivel jerárquico batiendo por 1 cuerpo al pampeano Tex for Sale (Nashville Texan, 57).

Por cuarta vez consecutiva cruzó adelan disco el hijo de Daniel Boone, aunque la más lejana de ellas no contó, ya que dio positivo. Desde que defiende los colores del Stud Doña Lucía, de Santa Fe, no perdió el enorme alazán que este lunes en Palermo pesó 548 kilos.

Con Lautaro Balmaceda en sus riendas, Quibbler siempre vino corriendo al son de la banda junto con Tex for Sale, Lemoro (le Blues, 59 1/2) y Evo Revoltoso (Evocado, 61), mientas Racing Craf (Mastercraftsman, 60) largaba parado y sellaba en ese instante todas sus posibilidades.

La carrera siempre fue muy pareja y sólo en la cuadra final Quibble se distanció de su escolta, deteniendo el reloj al cabo de1m3s11/100, con Evo Revoltoso en tercero a 2 largos y dejando cuarto por la cabeza a Lemoro, que se cansó. 

Preparado por Marcelo Lafuente, y de la cría del Haras Santa María de Araras, colores que defendió durante la primera etapa de su campaña, Quibbler tiene por madre a la estadounidense Quindici (Crafty Prospector), que ya había dado un caballo bueno con el recordado Quiz Kid (Forestry), que supo ganar el Gran Premio Estrellas Classic (G1) y por dos ocasiones el Clásico Progreso (G3), además del Regimiento de Granaderos a Caballo (L).

Ahora con 5 triunfos en apenas 11 salidas, Quibbler parece tener bastante más que decir entre los sprinters, siempre y cuando la salud le de una mano. Por lo pronto, sacó adelante una carrera difícil, con rivales avezados. Para nada fue poca cosa.