Tras volar bajo en el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires, sobresale en el Especial El Aragonés

La muy entretenida jornada de viernes en el Hipódromo Argentino completará su doble cuota jerárquica con el Handicap El Aragonés (1000 m), para caballos desde los 5 años ganadores y en recuerdo del hijo de Ramazón que allá por mediados de la década del 50’ del siglo pasado fue uno de los mejores ejemplares de Sudamérica, ganando los grandes premios Carlos Pellegrini, Dardo Rocha y Brasil, entre otros.

Gran candidato resulta Quiere Sardina (Manipulator), más allá de que portará el exigente topweight de 62 kilos. Siempre con cuestiones de salud a cuestas, no rindió en el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires (G1), pero antes, reprisando de larga data, había vencido con claridad en el Handicap Vitelio superando, entre otros, a Fauchón (El Corredor, 60), con el que aquí volverá a enfrentarse.

El platense que volverá a contar con la conducción de Pablo Falero no compite desde esa tarde, en una pausa que seguramente ayudó a recuperar un tanto de energías luego de una seguidilla importante.

Si hay ritmo fuerte adelante se hará sentir la atropellada de Vive En Bahía (City Dweller, 58), que viene de caer ajustadamente ante Spectral Dubai (E Dubai) en el Handicap Manantial y ante Fortino Key (Key Deputy) en el Handicap Laramie Trail.

Presencia peligrosa la de El Rosador (58 kg.), el talentoso hijo de Sidney’s Candy al que las lesiones no dejaron ser dueño de una cartilla mucho más generosa. Después de reprisar aceptablemente sobre 1400 metros, parándose al promediar la recta, baja a los 1000 metros con la esperanza de sentir menos sus temas de salud. Cuidado.