Real Moon vuelve a San Isidro y enfrenta un difícil reto en el Clásico Etoile

98

La hija de Stay Thirsty tendrá complicadas rivales en los 1200 metros del norte

Si de categorías se habla, la carrera más importante del día en San Isidro será el Clásico Etoile (L-1200 m, arena), reservado para yeguas desde los 4 años y bajo escala de peso por edad con recargos y descargos de acuerdo a sus actuaciones jerárquicas.

Durísimo aparece el duelo entre las 8 participantes, cada una de ellas atravesando por momentos positivos. Si bien está corriendo bastante seguido, Real Moon (Stay Thirsty) encuentra en esta distancia un plano ideal para su rendimiento. En el disco viene de caer ante Cabut (Pollard’s Vision) en el Especial Jockey Club del Paraguay platense hace menos de dos semanas, y antes había sido tercera de la imparable Sommerwind (Sebi Halo) en el Ocurrencia (G3), sobre la recta de césped.

En su camino se cruza Holiday Glory (Harlan’s Holiday), que viene del mejor triunfo de su trayectoria. Fue en Palermo superando por 2 cuerpos a Mi Nobleza (Grand Reward) en el Handicap Brilliantly, y ahora deberá ratificar lo hecho.

Velocidad es lo que le sobra a Bavarian Girl (Zensational), cuarta de Real Moon en su despedida, a fines de julio. Le sobra roce a la reservada de La Providencia, que intentará presentarle pelea a la candidata al frente, una tarea complicada, sin dudas.

La brasileña Fey (Drosselmeyer) hizo centro de entrada en pistas argentinas, y luego se animó en el mencionado Handicap Brilliantly saliendo bastante bien parada con su tercera posición a 2 1/4 cuerpos de Holiday Glory. Si llega adelante, no será sorpresa.

Juan Bautista Udaondo recurrió a la categoría alternativa para que La Embelesada (Grand Reward) sumara su tercer triunfo, y no le fue fácil. Pero el rendimiento de la yegua de La Quebrada es parejo, por lo que vale la pena pensar en que puede prenderse entre los puestos más elevados del marcador.