El hijo de Roman Ruler sobresale en el Handicap Larrea, de esta tarde en San Isidro

La tradicional reunión de miércoles en el Hipódromo de San Isidro tendrá como prueba central al Handicap Larrea (1200 m, arena), para caballos desde los 5 años. Con pista seguramente alterada, se le da la derecha al irregular Regalo del Cielo, pese a que largará abierto de todos y a los exigentes 58 kilos que se le asignaron.

El hijo de Roman Ruler viene de una cómoda victoria en el Clásico Latency (L), ocasión en la que asumió el liderazgo ni bien se abrieron los partidores para hacerse inalcanzable y postergar por 2 1/2 cuerpos a Che Zorro (Greenspring), bajo escala de peso por edad.

En su camino se cruza Mystery Manor (Master of Hounds, 56), de andar sumamente parejo y con excelentes ensayos de por medio. El pupilo de Juan Javier Etchechoury viene de ceder ante el bueno de Don Desatino (Mount Nelson) y ahora sube al plano jerárquico con expectativas.

Si bien sus últimas actuaciones lo mostraron lejos de su mejor nivel, siempre es un caballo de temer Endler (Cima de Triomphe, 58 1/2). No corre desde septiembre, cuando fue sexto de Sandyman (Mutakddim) en el Handicap Selim Hassan, y si hace memoria puede cruzar adelante sin más trámite.

Sube a las doce cuadras desde la recta Cheburek (Sidney’s Candy, 55 1/2), buen tercero de Lord Alex (Exchange Rate) y Emblem Three (Easing Along) en el Clásico Gentlemen, y cargará kilos atendibles. En tanto, para Ready to Candy (AP Candy, 59) será un desafío interesante después de su cuarto en el Handicap Liloy y cargando el peso máximo de la competencia.