El hijo de Roman Ruler criado en Vacación se impuso de punta a punta en la arena de San Isidro

Lejos está Regalo del Cielo el caballo más regular del mundo. Por el contrario, los vaivenes a lo largo de su campaña han sido una constante, situación que sus manitos siempre vendadas expliquen desde algún punto. Pero es tan cierto como que cuando está bien y tiene una oportunidad, no suele desaprovecharla.

El hijo de Roman Ruler y Regatea (Candy Stripes) disfrutó este miércoles en el Hipódromo de San Isidro de una dulce revancha en el Clásico Latency (L-1200 m, arena), la prueba más importante de la jornada, que lo había visto llegar tercero hace doce meses y que ahora terminó por ganar. Fue de punta a punta lo del zaino entrerriano, que ni se preocupó por la pelea que le planteó el potrillo Portal del Cielo (Portal del Alto), para disparar al pisar el derecho y hacerse inalcanzable.

El pesado Che Zorro (Greenspring), que llevó 61 kilos, fue el que más logró arrimarse en la parte final, llegando segundo a 2 1/2 largos, 1 por delante de Gerald Buttler (Cityscape) y con el favorito Capo Beach (Treasure Beach) en cuarto a medio largo, inofensivo.

Criado por el Haras Vacación y con Brian Enrique como efectivo jockey, Regalo del Cielo estableció buenos 1m10s87/100 para los 1200 metros, llegando a su séptima conquista sobre un total de 18 salidas, elevando sus ganancias hasta el 1.338.700 pesos.