Nunca se dio por vencida y consiguió ganar en el césped de Palermo el Handicap Potrizaris

Con insistencia, sin darse por vencida cuando parecía que conseguir el objetivo le iba a ser complicado, Reina Antilla se quedó con el Handicap Potrizaris (1600 m, césped), la primera de las dos carreras por encima del nivel común que se resolvieron esta tarde en el Hipódromo de Palermo.

Conducida por Brian Enrique, y cargando ideales 54 1/2 kilos, la hija de Pure Prize y Reina Andina (Orpen) controló en el disco y por apenas la cabeza a Llamas de Acero (Fuego e Hierro, 58 1/2), tras haber dado cuenta de la puntera y favorita In the City (City Banker, 57 1/2) a una cuadra de la meta.

Parecía venir fácil al frente la preferida del público, tanto que Enrique ya en la curva debía exigir con sus brazos a Reina Andina para que esta tratara de alcanzar a la vanguardista. Daba la sensación de que no sucedería, pero al promediar la recta In the City cambió de acción y abierta la pupila de Luciano Cerutti comenzó a volcar la balanza en su favor. Restaba la carga de Llamas de Acero, que descontó mucho, pero no lo suficiente.

De la caballeriza Aladino y de la cría del Haras Carampangue, Reina Andina demoró 1m33s64/100 en recorrer la distancia establecida, empujando su récord ahora a cuatro triunfos al cabo de 17 salidas y totalizando premios por 948.665 pesos.