La hija de la G1 argentina Malacostumbrada cedió a 1 1/2 cuerpo en el NHK Mile Cup (G1) japonés, tras marcar el camino

TOKYO, Japón (Especial para Turf Diario).- Resistencia, la potranca campeona japonesa cuya madre es la G1 argentina Malacostumbrada (Lizard (Island), volvió a cumplir una actuación formidable. Como hace unas pocas semanas en las Guineas locales, la zaina lideró desde el principio para, esta vez, quedar segunda a 1 1/2 cuerpo del sorprendente Lauda Sion (Real Impact) en el NHK Mile Cup (G1-1600 m, césped), corrido este domingo en Tokyo Racecourse.

Conducida por Christophe Lemaire, y en su primer enfrentamiento ante los machos, Resistencia, favorita en las apuestas, cedió en los 150 metros finales ante su adversario, luego de marcar al frente fuertes parciales de 22s70/100, 46s clavados y 1m9s30/100, tratando de aprovechar los 6 kilos de ventaja que recibía por su condición de hembra. El desgaste le pasó factura al pisar el derecho y poco pudo hacer para contener al ganador, al que el italiano Mirco Demuro proyectó por el centro de la cancha para ganar. A 3/4 de cuerpo, Gilded Mirror (Orfevre) completó el podio, con Taisei Vision (Turtle Bowl) en cuarto al hocico, todo tras impresionantes 1m32s50/100.

“Sabía que la pista iba a estar favorable para los caballos que corren en la punta o cerca, por eso no dude en mantenerme en contacto, en una buena posición. Cuando llegamos a la recta sabía que íbamos a poder alcanzar a Resistencia y, por suerte, así fue”, comentó, feliz, Demuro.

Campeón 2 Años Hembra de 2019 en Japón, Resistencia, cuyo padre es Daiwa Major, ganó el Fantasy Stakes (G3) y el Hanshin Juvenile Fillies (G1), pero esta temporada todavía no pudo alcanzar un triunfo, arrimando en cada una de sus tres salidas, una situación que en nada desmerece su enorme capacidad y velocidad, más allá de que por sus caracteríticas haya tenido que bajarse del proceso selectivo para permanecer en la media distancia.

Un rato más tarde, en Kyoto, Mikki Black (Black Tide), hermano materno de Resistencia, corría sin suerte el Kamigamo Stakes (1800 metros, arena), llegando último.