Garmish y Almoradi asoman como candidatos en las pruebas a resolverse este domingo

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- No sólo en su jornada de sábado el Hipódromo Nacional de Maroñas disfrutará de un clásico. El domingo también habrá un menú interesante, pero con triplete de turnos jerárquicos. Por un lado, y mirando de reojo el Gran Premio Nacional (G1), potrillos se medirán en el Carlos Reyles (L-2300 m, césped), mientras que, con la mira en el Gran Premio Pedro Piñeyrúa (G1), varios de los mejores referentes de la media distancia chocarán en la milla del Alfredo de Castro Pérez (L), en la arena; completando el panorama, entre yeguas desde los 3 años será la cuestión en el Handicap Especial Adolfo Artagaveytía (1200 m, césped).

Parejo estará el tema en el Reyles, pues entre los 8 anotados no hay ninguno con actuaciones previas destacadas en este nivel. Quizás haya que poner un ojo en Garmish (Agnes Gold), que después de un pálido décimo lugar en el Clásico Ensayo (G3) mejoró bastante al quedar tercero, aunque a 6 1/2 cuerpos, de El Patriota (Ecólogo) en el Clásico Criadores Nacionales (G3), 3 1/2 largos por delante de Mitterand (Trinniberg), el cuarto y con el que ahora volverá a enfrentarse.

Doble ganador condicional, King Silence (Layman) apuesta a que el aumento de distancia lo deje mejorar, y paraCapita (Vettori) y Engineer (Catch a Flight) la oportunidad es ideal para levantar la puntería.

El Alfredo de Castro Pérez tiene en Almoradi (Top Hat) un nombre que casi no necesita presentación. Con 9 victorias al cabo de sus últimas 11 salidas, se volverá a cruzar con rivales a los que ya superó como Sinabung (Discreet Cat), Aero Trem (Shanghai Bobby) y Noidea Day (Went the Day Well), con la idea de volver a dejarlos atrás, aunque respetándolos al máximo.

Por último, en el handicap, es un lugar ideal para que Lisarb (Wild Event, 62 kg.) y New Orleans (Trinniberg, 57) puedan trascender en el plano mejor rentado para pensar luego en volver a los clásicos.