La hija de Safety Check lleva 3 victorias seguidas después de ser salvada en el Hospital de San Isidro de un episodio de diarrea seguido de neumonía; la alegría de Félix Crespo, su criador

La de Rezongar es una de esas típicas historias de turf donde el corazón del caballo se combina con el cariño del ser humano para transformar un momento crítico en un futuro feliz. El encargado de contarla con lujo de detalles es Félix Crespo, su criador en el Haras Cortines y que todavía disfruta del tercer triunfo consecutivo de la alazana, el domingo último en el Hipódromo de San Isidro.

“Durante la pandemia, cuando Héctor Sueldo nos visitó en el campo y nos dijo que a Rezonar no la vendiéramos; cuando falleció, se la arrendamos a unos propietarios de Marcelo, su hijo, y mientras la estaban preparando para debutar tuvo una diarrea muy fuerte y quedó en estado crítico. La llevaron al Hospital de San Isidro y se sumó una neumonía que complicó mucho más las cosas. Fueron alrededor de 45 días de sufrimiento, pero el trabajo que realizaron las chicas y los chicos allí fue increíble, logrando salvarla y recuperarla”, dice Félix, emocionado todavía.

Luego, continúa contando: “La recibimos en el campo ya curada de los pulmones, pero todavía con diarrea, por lo que continuamos el tratamiento que nos indicaron. La yegua le puso una garra tremenda y, a pesar de todo, se la notaba de buen ánimo, feliz. La cuestión es que la terminamos largando en invierno al campo a un potrero pelado y bajo una dieta de pasto seco. Perdió kilos en esa etapa, pero sus ganas de salir adelante fueron más y se fue recuperando de a poco hasta que a fines de 2021 se le cortó la diarrea”.

Fue un largo período de sufrimiento para todos en Cortines con la hija de Safety Check, que luego volvió al training. “Mi amigo Emilio Mitre quería arrendarnos una potranca y se llevó a Rezongar, que ahora con triunfos está devolviendo todo el esfuerzo que hicieron en el Hospital de San Isidro y en el haras para sacarla adelante, porque los caballos siempre te pagan el sacrificio que uno hace por ellos”, finaliza Félix.

La cuestión es que, con Gonzalo Borda en sus riendas, Rezongar le dio la tercera alegría seguida a Emilio Mitre, Félix Crespo y todos sus hinchas, ganándole en el disco y por el hocico a Daisy Duke (Cosmic Trigger) en los 1400 metros del Premio Azzarella, sobre el césped.

Al borde de la muerte, hoy Félix recuerda aquella frase de Héctor Sueldo pidiéndole que no la venda. Rezongar le da la razón a todos en la pista, sumando victorias, devolviendo el cariño recibido y alimentando sueños mayores…