Pese a que en un primer momento se había anunciado que el ganador del Kentucky Derby iría por el segundo paso de la Triple Corona, sus allegados dieron marcha atrás y le darán un descanso

La hípica de los Estados Unidos no tendrá en 2022 un ganador de la Triple Corona. Pese a que en un primer momento se había anunciado que Rich Strike, el sorpresivo ganador del Kentucy Derby (G1) y único aspirante a la serie, iba a ser de la partida la próxima semana en el Preakness Stakes (G1) de Pimlico, en pos de la hazaña, este jueves se conoció que, finalmente, sus allegados dieron marcha atrás y analizarán los pasos a seguir, quizás, con el Belmont Stakes (G1), cierre de la serie, como objetivo más cercano.

“Nuestro plan original era ir al Preakness pues no iba a correr el Derby, pero todo cambió. Ahora, sujeto a cómo quedó después de la carrera y su condición, le daremos tiempo para su recuperación y apuntar al Belmont Stakes u otra carrera que esté en el radar con 5 ó 6 semanas de diferencia”, contó Rick Dawson, su propietario. Luego, agregó: “Por supuesto que son su tremendo esfuerzo y la victoria en el Derby siempre uno se tienta con alterar todo e ir por el Preakness, lo que sería un gran honor para todo nuestro grupo, pero sabemos que lo que es mejor para el potrillo es también lo mejor para todos nosotros.

La baja del hijo de Keen Ice deja así a la trascendente competencia sin uno de sus mayores atractivos, aunque las casi confirmadas presencias de la potranca Secret Oath (Arrogate), heroína en el Kentucky Derby; y de Epicenter (Not This Time), escolta de Rich Strike en la carrera por las rosas, ayudan a no extrañarlo tanto. 

Chad Brown planea viajar a Pimlico con Early Voting (Gun Runner), segundo de Mo Donegal (Uncle Mo) en el Wood Memorial (G1), y analiza qué hacer con Zandon (Upstart), tercero en el Derby, donde era el favorito en el morning-line. Simplification (Not This Time), cuarto en el Derby, es otro de los que dará el presente en la etapa intermedia de la Triple Corona.

La baja de Rich Strike desató un mar de comentarios, con muchos fanáticos enojados ante la decisión de no correr el Preakness, y muchos también a favor de que se haya puesto el bienestar del caballo por encima de la serie más preciada de todas. Un tema de discusión largo y que seguirá en los corrillos por varios días.