Se impuso en el Tropical Turf Stakes (G3) de Gulfstream Park y fue invitado para correr la Pegasus Turf (G1)

MIAMI, Florida (Especial para Turf Diario).- En un fin de semana de sonrisas al por mayor para el turf sudamericano en las pistas de los Estados Unidos, la Argentina también tuvo motivos para sentir orgullo gracias a la gran victoria del veterano Ride a Comet en el Tropical Turf Stakes (G3-1600 m, césped, US$ 100.000 de bolsa), que se resolvió el sábado último en Gulfstream Park.

Ocurre que el caballo de John C. Oxley y el My Meadowview Farm LLC es hijo del fenomenal padrillo argentino Candy Ride, que disfrutó de otros dos ganadores en la tarde del norte y que, además, había tenido otro hijo adelante cruzando adelante en la noche del viernes, como para completar una gran cosecha.

En Appealing Zophie (Successful Appeal), y medio hermano del G1 Tapwrit (Tapit), el pupilo de Mark Casse venía de imponerse en sus dos únicas salidas durante 2020 y ahora confirmó toda su calidad llegando al tercer lauro gradual de su trayectoria, pues en 2019 había vencido en el Kennedy Road Stakes (G2) y la temporada pasada en el Del Mar Derby (G2).

Conducido por Tyler Gaffalione, Ride a Comet arrancó con mucha fuerza en el derecho para terminar superando por medio cuerpo a Casa Creed (Jimmy Creed), con Frostmourne (Speightstown) en la tercera posición a otros 2 1/2 largos, todo al cabo de excelentes 1m33s62/100.

Ride a Comet tuvo un par de lesiones de tendón que lo tuvieron en total 25 meses fuera de las pistas, pero su corazón y su clase lo llevaron a superar esos tropiezos y a volver por sus fueros con éxitos de valía. 

Su gran actuación del sábado en Gulfstream Park tuvo una recompensa extra con la invitación que se cursó a sus propietarios para correr en unas semanas la Pegasus Turf (G1), donde podría ir detrás del triunfo de máxima escala que le falta a su generosa campaña. En el nivel que está mostrando, cualquier ilusión parece posible.