El hijo de Cityscape no corría desde hacía 4 meses, y superó por 4 cuerpos a su rival en el Especial Haras La Manija

LA PLATA.- El haber estado casi 4 meses fuera de acción no fue problema para Rigoni, que este jueves reprisó bárbaro en el Bosque, quedándose con el Especial Haras La Manija (1200 m, arena), prueba para todo caballo desde los 4 años y con 3 o más éxitos cuestas.

Como en su despedida, cuando había escoltado a Rudy Trigger (Cosmic Trigger) en el Clásico General Manuel Belgrano (G3), el hijo de Cityscape volvió a quedar delante de Lofotén (52). Aquella vez, había sido 1 1/2 largo que lo separó del zaino de Angel Piana, que concluyó tercero, y ahora la diferencia entre ambos fue de 4 cuerpos, con el vástago de Lucky Island ocupando la posición de escolta.

Con Eduardo Ortega Pavón en sus riendas y portando 54 kilos, Rigoni corrió siempre pegado a los palos y marcando de cerca lo que hacía adelante Qué Presumido (Qué Vida Buena, 52), lo emparejó en la parte final de la curva y poco tardó en dominar una vez que llegó la recta.

Una vez adelante, se distanció con facilidad y ni se inmutó cuando llegó el momento de que Lofotén arrancara; tercero, a a 1 1/2 largo de este último, terminó Qué Presumido, con Jolgorio Key (Key Deputy, 53) y Berraco Song (Alcindor, 52) cerrando la marcha bastante más alejados. El tiempo de la carrera fue de excelentes 1m10s95/100, tras parciales de 23s87/100 y 46s13/100 para los 400 y 800 metros, respectivamente.

Presentado por José María Andrada, Rigoni generó ilusiones desde su primera campaña, cuando, por ejemplo, tomó parte del Gran Premio Polla de Potrillos (G1) o fue cuarto en el Clásico Benito Lynch (G3), habiendo salido de perdedor superando al clásico Río Mágico (Remote).

Criado por el Haras La Providencia, y defensor de la caballeriza Pichonazi, Rigonies la tercera cría de la muy corredora Rihanna (Johannesburg), que supo vencer en el Handicap Nigromante y es hermana materna del G2 Riggs (Mutakddim), ambos por la buena de Right Fula (Nugget Point), vencedora en los clásicos Abril (G2) y Federico de Alvear (G3), ambos en el césped del Hipódromo de San Isidro.