El hijo de Kitten’s Joy le ganó por 3 1/4 cuerpos a Poet’s Word en el Juddmonte International Stakes (G1)

Cuando llegue el momento de escoger cuál fue la mejor carrera de 2018, el siempre trascendente Juddmonte International Stakes (G1), corrido en la mañana del miércoles en York, Inglaterra, tendrá “el 1 de largada”. Nada menos que 7 ganadores de G1 se contaban entre los 8 confirmados en la prueba que se corre sobre 2063 metros, y que terminó ofreciendo la consagración del tres años Roaring Lion, muy contundente vencedor.

Nacido en los Estados Unidos e hijo de Kitten’s Joy, la referencia principal del Norte en materia de padrillos con proyección en las canchas de césped, el tordillo del Qatar Racing Ltd. confirmó su gigantesco crecimiento de los últimos meses bajándole el copete nada más y nada menos que a Poet’s Word (Poet’s Voice), el mejor caballo adulto del momento en el viejo continente, batiéndolo por inesperados 3 1/4 cuerpo, desprendiéndose con mucha solvencia tras pasar al frente al promediar la recta.

Todo lo bueno que había mostrado antes, con su tercero de Masar (New Approach) en el Epsom Derby (G1) y la posterior victoria que logró en el Sussex Stakes (G1) de Sandown Park, sobre Saxon Warrior (Deep Impact), se profundizó ahora en York, en el primer gran cruce generacional de la temporada y que lo deja en el puesto número 1 del ranking.

Al cuidado de John Gosden, que alcanzó su primer éxito en el Juddmonte International, Roaring Lion tuvo un jockey hábil en Oisin Murphy, que advirtió el tren moderado que venía dándose y ubicó al tordillo bastante cerca del puntero Thunder Snow (Helmet), el caballo de Godolphin que volvía al ruedo luego de su éxito en la Dubai World Cup (G1) de marzo en Meydan.

Ya en el derecho, enfático fue el golpe de velocidad de Roaring Lion, que se distanció del lote mientras Poet’s Word sufría algo más atrás algunos tropiezos que retrasaban un tanto su avance. Cuando el favorito quedó libre, el ganador ya se había distanciado lo suficiente.

Como se dijo, 3 1/4 cuerpos separaron al nieto de Street Sense del favorito, con Thundering Blue (Exchange Rate) completando la trifecta a medio largo. Saxon Warrior quedó cuarto delante de Benbatl (Dubawi), Whitout Parole (Frankel), Latrobe (Camelot)  y Thunder Snow, que cerró la marcha, lejos, en decepcionante gestión.

“El plan salió a la perfección, pero es un potrillo especial. Se hizo un trabajo muy grande en sus entrenamientos para transformarlo en la clase de caballo que es”, contó, feliz, Murphy. Por su parte, Gosden agregó: “Es un caballo ideal para 2000 metros, que se está volviendo más grande y fuerte; que no ha hecho nada más que mejorar desde la difícil primavera que pasó”.

Roaring Lion es la primera cría de la placé de G1 Vionnet (Street Sense), una hermana materna de los muy corredores Moulin de Mougin (Curlin) y Schiaparelli (Ghostzapper), ambos ganadores de G2, en la familia de un velocista notable sobre grama como California Flag. El tordillo fue adquirido en “apenas” 160.000 dólares durante las ventas de yearlings de 2016 en Keenelenad. Hasta ahora lleva ganados en premios US$ 1.890.381, desde lo económico, un negocio estupendo.

En sólo un par de meses Roaring Lion maduró para pasar de ser un muy buen potrillo a un caballo fenomenal, y da la sensación de que seguirá para arriba. El Champion Stakes (G1) de Ascot y en octubre puede ser un próximo gran objetivo.