El hijo del crack argentino ganó de punta a punta el Santa Anita Derby (G1) en su primera salida sobre arena, y ahora correrá en la apertura de la Triple Corona de los Estados Unidos

Por Diego H. Mitagstein

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- De punta a punta del continente el crack argentino Candy Ride fue noticia en el sábado hípico. Mientras en Palermo su nieto Strategos (Zensational) realizaba una hazaña casi única en Palermo, en Santa Anita Park, California, su hijo Rock Your World construía una actuación impresionante, mantenía su invicto en el Runhappy Santa Anita Derby (G1-1800 m, arena, US$752.000 de bolsa) y sacaba pasaje directo hacia el Kentucky Derby (G1), la primera etapa de la Triple Corona en los Estados Unidos.

Nieto de Empire Maker y con una abuela Giant’s Causeway, lo que repite el exitoso cruce del padrillo con Storm Cat en la línea baja, lo hecho por el potrillo criado por Ron y Deborah McAnally fue impresionante, saltando desde el césped para ofrecer una muestra de ductilidad y capacidad formidable, deshaciéndose de un grupo de adversarios de lo mejor a disposición con una facilidad asombrosa.

A cargo de John Sadler y con el italiano Umberto Rispoli en sus riendas, Rock Your World  fue imparable, dominando prácticamente de un extremo al otro y distanciándose en el derecho con una facilidad llamativa, pues antes había marcado parciales veloces de 22s42/100, 46s11/100, 1m10s64/100 y 1m36s27/100, redondeando un tiempo final de 1m49s17/100 y sacándole 4 1/4 cuerpos al favorito Medina Spirit (Protonico).

Caballo físicamente impecable, no por nada la sociedad conformada por el Hronis Racing y el Talla Racing pagó por él 650.000 durante las ventas de yearlings de septiembre de 2019 en Keeneland, Rock Your World -que venía de ganar el Pasadena Stakes (L)- es el segundo hijo de Candy Ride que termina adelante en el Santa Anita Derby, luego de que en 2010 lo consiguiera Sidney’s Candy, también al cuidado de John Sadler.

“La idea fue comenzarlo en el césped para desarrollarlo, como en su momento hizo Omaha Beach (War Front). Queríamos correrlo un par de veces en esa superficie antes de ir por los puntos para el Derby, que ahora por suerte conseguimos. Hoy a la mañana me encontré con Umberto en el paddock y le dije: ‘vamos grande, o vamos a casa’”, contó John Sadler, feliz por el triunfo, por el nivel de su potrillo y por haber alcanzado el objetivo. Ahora todas las miradas estarán en el primer sábado de mayo. Las sudamericanas, también.