El hijo de Fortify estuvo intratable en cada una de sus 3 salidas hasta el momento, pero ahora salta a los exigentes 2500 metros

Cuando ya empiezan a divisarse en el horizonte las horas previas al Gran Premio Nacional (G1), el Hipódromo Argentino de Palermo disfrutará hoy de una especie de precalentamiento, de la mano de una jornada breve de 10 competencias y que incluirá el Clásico Mineral (L) como paso más destacado. Reservado para caballos desde los 4 años y con 2500 metros de recorrido sobre la pista de arena normal, le ofrecerá al invicto Rohit Joy llevar su campaña a otros niveles.

Hijo de Fortify, al cuidado de Juan Saldivia y con Juan Carlos Noriega calzándose una vez más la chaquetilla de Las Canarias, todo lo que el doradillo ha hecho hasta acá ha sido muy bueno.Debutó ganando sobre una milla a mediados de septiembre por 4 cuerpos , y a las 3 semanas repitió en idéntica cancha y distancia, ahora con Ve Nabokov (Orpen) como víctima y en brillantes 1m34s93/100. Por último, a principios de noviembre, saltó sin problemas a los 1800 metros para mantener su foja perfecta dando cuenta por 2 1/2 largos de Galán Galés (Expressive Halo), sin exigencias y en 1m47s54/100.

No es menor el detalle de que deberá recorrer ahora 700 metros más que en aquella oportunidad, pero se lo cree con la capacidad necesaria como para superar ese desafío y poder empezar a plantearse una campaña en las pruebas graduales.

Serán tan sólo 5 sus rivales y entre ellos estará Sale Seguro (Equal Stripes), otro que se muestra imparable desde que volvieron las carreras. Se había despedido saliendo de perdedor en febrero y en su reprise repitió sobre dos kilómetros con contundencia. Fue a San Isidro y allí volvió a ganar, ahora sobre el clásico Amiguito Ciro (Mutakddim). Esta será una prueba ideal para saber los puntos que calza.

Reik (Mount Nelson)tuvo un espectacular cierre de 2019, ganando los clásicos Domingo Faustino Sarmiento (L) y Calidoscopio (L), siendo segundo en este mismo Clásico Mineral hace 12 meses y luego tercero en el Ayacucho (G3). Sin embargo, a la vuelta del parate no pudo seguir esa línea. Fue cuarto en el Handicap Domingo Torterolo para despedirse quedando sólo décimo en el Gran Premio General San Martín. Es de los más hechos a la distancia y por supuesto que merece una oportunidad de recuperarse.

Otro caballo de experiencia es Seulement Catcher (Catcher In the Rye), sabedor de arrimes de G1. Claro que su irregularidad lo transforma en una verdadera incógnita cada vez que sale a la pista. El uruguayo Lucky Cat (T.H. Approval) y el vanguardista Cósmico Romano (Cosmic) terminan de darle forma al breve lote que desafiará al invicto Rohit Joy.