La yegua intentará mantener su invicto en el Clásico La Troienne; el caballo busca recuperarse en el Handicap Ringaro

El entretenido programa previsto para esta tarde en el Hipódromo de San Isidro tendrá sus pasos centrales en la recta, con el Clásico La Troienne (L-1000 m, césped) y el Handicap Ringaro (1000 m, césped), el primero para yeguas desde los 3 años y el restante para todo caballo desde los 3 años, ambos bajo régimen de handicap.

Las chicas serán las encargadas de abrir la historia, en una carrera bien pareja y donde Roman Garella arriesga su invicto después de dos actuaciones formidables en lo condicional. Con 56 1/2 kilos en su silla, la hija de Remote que prepara Roberto A. Pellegatta abrió su campaña venciendo por 9 cuerpos bajo las mismas circunstancias que enfrentará ahora, para repetir el plato en los 1100 metros de arena y con codo, sacándole 7 cuerpos a Calstar Si (Silentio) y en inusuales 1m2s99/100.

Aquí serán otras las rivales para Roman Garella, pero se la cree capaz de mantener su récord intachable. En la lista de sus enemigas, las potrancas Durmia (Cityscape) (foto) y Ansia Clara (Angiolo) destacan. Aquella viene de dar la nota sobre 1200 metros y prueba otra vez en lo jerárquico, mientras que la restante viene de quedar tercera de Che Maga (Violence) en el Clásico Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (G3). En tren de buscar sorpresas, la cordobesa Qué Enemiga (Qué Vida Buena) hizo todo bien hasta ahora y sale de las comunes para sostener ese paso firme.

En el Handicap Ringaro, en tanto, se le da una nueva oportunidad a Camuflaje (Orpen, 57), que falló con muchos boletos en el Gran Premio Suipacha (G1) para tampoco responder en el Handicap Sorteado. Antes, había sumado 3 victorias consecutivas en esta pista y distancia, y son en las que se apoya su candidatura.

Bien abierta arrancará Clara Bomba (Claro Oscuro, 53) una de las dos yeguas del lote y que, además de ir liviana, aporta un buen segundo previo de Sisterhood (Qué Vida Buena) en el Handicap Mat Boy. Después de mucho trajinar, Pepperoni Key (Key Deputy, 54 1/2) logró festejar por cuarta vez en su campaña, y ahora promete ser bravo, al igual que El Gran Lebowski (Seek Again, 56), siempre peligroso.