El ganador del Gran Premio Jockey Club tuvo en el inconveniente en un vareo de rutina; se aguarda por la revisación para conocer la gravedad

Una mala noticia dejó la mañana de trabajos de martes en el Hipódromo de San Isidro con la seria lesión en una mano que sufrió Roman Joy, uno de los mejores potrillos de la última temporada. Según confirmó Carlos D. Etchechoury, su entrenador, el hijo de Fortify y The Rosy (Hennessy) sufrió el problema mientras daba la vuelta de galope, aparentemente, luego de pisar un pozo.

“Estamos esperando a los veterinarios y al radiólogo porque con este tema de las restricciones no están trabajando con normalidad. Se le colocó una bota especial para resguardarlo y veremos qué dicen tras la revisación”, sumó el profesional, visiblemente golpeado por la situación, impensada al cabo de un trabajo liviano.

Defensor de la caballeriza El Angel de Venecia, Roman Joy fue uno de los representantes argentinos en el último Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), corrido en el Hipódromo de San Isidro y donde terminó en la décimo quinta colocación.

En 2019 el alazán realizó una campaña estupenda, destacándose su valiosa victoria en el Gran Premio Jockey Club (G1), habiendo sido además escolta del crack Ivar (Brz-Agnes Gold) en el Gran Premio Gran Criterium (G1) y de Miriñaque (Hurricane Cat) en el Gran Premio Polla de Potrillos (G1).

Ganador en su debut a los 2 años en Palermo, Roman Joy fue además tercero en el Gran Premio Miguel A. Martínez de Hoz (G1) y quinto en los grandes premios Nacional (G1) y Estrellas Juvenile (G1). Su lesión es, sin dudas, una dolorosa noticia.