Cargando 62 kilos, corriendo siempre al son de la banda y luchando todo el derecho, se llevó el Handicap Stiletto, sobre una milla

Enorme la victoria que alcanzó Roman the Mad este miércoles sobre el barro de la pista auxiliar del Hipódromo de San Isidro. La copa dirá Handicap Stiletto (1600 m), pero el recuerdo será imborrable, casi como si hubiera ganado el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1).

Caballo competitivamente generoso, que muy difícilmente deje a los suyos con mala cara, llegó a una singular proeza cruzando adelante el disco cargando pesadísimos 62 kilos. Una cosa es correr 1000 metros con semejante lastre, pero ya cuando las distancias son tan exigentes, todo cambia, todo es mucho más duro, más difícil de conseguir.

Pero como si semejante topweight no fuera suficiente como para aplaudir de pie al hijo de Roman Ruler, el dato de que llegó al objetivo corriendo siempre al son de la banda y guapeando de los 300 metros al disco, le da al tema ribetes todavía más destacables.

Fue un canto al corazón lo que hizo Roman the Mad, que después de marcar a presión al puntero Perfect Smile (Sigfrid, 52) hasta pisar la recta, tomó las riendas del handicap y de allí en adelante se dedicó a detener todos los intentos por superarlo que realizó abierto Don Lobo (Verrazano, 56), que finalmente debió conformarse con escoltarlo desde media cabeza y en una marca más que destacada teniendo en cuenta las condiciones del terreno: 1m36s15/100. A 3 1/2 cuerpos, Perfect Smile conservó la tercera posición en gestión positiva, mientras Croupier (Equal Stripes, 55) era cuarto a medio pescuezo. Atfront (Curlinello), en los papeles, el rival más peligroso para el ganador, no fue de la partida.

Criado por el Haras Firmamento, defensor de la caballeriza Toroquemero, con Nicolás Mártín Ferro en su preparación y Francisco Leandro luciéndose en sus riendas, Roman the Mad es la tercera cría de la campeona Catch the Mad (Catcher In the Rye), la mejor potranca de 2010, en una familia con base en el desaparecido Haras La Doma que la cabaña de Juan Carlos Bagó desarrolló con éxito notable, pues es la misma de la G1 Crazy Ensign (Firery Ensign), del también G1 Mad Champ (Ski Champ) y de Beatle Francés (Super Saver), ganador del Martínez (G3) 2021.