El clásico de esta tarde en la milla porteña promete un espectáculo de calidad, con el hijo de Forge como candidato

La rueda del turf volverá a detenerse, como todos los lunes, en el viejo y querido Hipódromo Argentino de Palermo, donde aguarda un programa compuesto por 12 competencias y entre las que sobresale el Clásico Good Manners, homenaje justo para uno de los padrillos más grandes que hayan servido en nuestro país.

Desde Ojo de Agua y con apenas un puñado de generaciones, el hijo de Nashua dejó su marca, ofreciendo corredores para todos los gustos y un aporte genético del que aún hoy se continúa disfrutando y aprovechando. 

Pautada sobre una milla y en la arena, para caballos desde los 3 años bajo escala de peso por edad, es grande la expectativa que generan los 6 inscriptos, algunos de ellos ya consagrados en el plano jerárquico y otros buscando crecer más allá de las condicionales, donde lo vienen haciendo muy bien.

Edgardo Martucci siempre le tuvo mucha confianza a Ronda de Ases, hijo de Forge y que poco a poco se fue afirmando, dando ahora el salto tan esperado auspiciado por una victoria valiosa y por 8 cuerpos en 1m34s55/100 bajo las mismas circunstancias que enfrentará ahora. Al zaino le gusta venir adelante y agrandarse, y quizás aquí encuentre ese desarrollo ideal tan buscado.

En su ascenso se cruza con Ser Sincero (Fortify), que de destacarse temprano en la velocidad viene intentando hacerse un espacio en la media distancia. Todavía no pudo triunfar en la milla, es cierto, aunque fue tercero en el Gran Premio Palermo (G1) y cuarto en el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1). No vendrá lejos y si en el derecho consigue mantener el ritmo, será un hueso durísimo de roer.

Tras bajar la guarda en los 2000 metros del Clásico Clausura (G2) platense, Roman Pleasure (Roman Ruler) regresa a la cancha de su cómodo triunfo en los 1800 metros del Clásico Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (L), y se lo sabe un ejemplar de clase.

Suffok (Forge) viene de dos lindos éxitos consecutivos, en el último de ellos dando cuenta por 2 cuerpos de su hermano paterno Ronda de Ases, dato que ahora cualquier tipo de apreciación sobre sus posibilidades llegando a los clásicos.

En Firmamento se ilusionan con volver a ver en su máximo nivel a Chata Joy, titular del Gran Premio de las Américas (G1) y del Clásico 9 de Julio (G2) en 2022 y que había reprisado tras larga ausencia llegando segundo en el Clásico Hipódromo de La Plata (G3) del Bosque en septiembre. Ahora deberá superar otro parate, no tan largo, pero que igual es una exigencia extra para el zaino.

Y el restante de los participantes será Todos Los Amigos (Qué Vida Buena), enviado especial desde la ciudad de las diagonales del Stud Tinta Roja y que ganó 3 de 6, la más cercana de ellas en esta cancha sobre 1400 metros dando cuenta por 3 cuerpos del rendidor Arraigado (Hurricane Cat) -que ganó a vuelta de hoja.

Pinta como un carrerón, entonces, el Clásico Good Manners, con cada uno de sus confirmados contando oportunidades de triunfo.