El trabajo de Edgardo Martucci con el hijo de Forge rindió sus frutos y ahora cualquier ilusión es posible

Ronda de Ases, el caballo en el que Edgardo Martucci tuvo confianza grande desde antes de que debutara, tuvo ese triunfo que su gente siempre esperó. Fue este lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo, donde defendió el voto de nuestra página apabullando de punta a punta a un reducido pero calificado grupo de rivales en el Clásico Good Manners (1600 m, arena).

Caballo nada fácil, fue retirado de los partidores las dos primeras veces en que figuró anotado, para luego ir a debutar a La Plata buscando sacarse la mañana. Lo hizo, pero corrió poco, aunque, con el trauma superado, todo empezó poco a poco a enderezarse. 

Llegó un rápido triunfo en Palermo y un desgarro inoportuno que lo sacó unos meses de circulación, aunque sirvió para que el entrenador tomara la decisión de castrarlo. A partir de allí todo empezó a mejorar y ahora el hijo del prometedor Forge mostró todo su potencial.

Después de un sólido éxito condicional, asumió su primer reto jerárquico con valentía, tomando el liderazgo desde la partida y manteniendo siempre a raya a los demás participantes. En la recta llegó lo mejor.

Ser Sincero (Fortify) intentó acercarse al líder, pero bastó que el jockey Cristian Velázquez agitara sus brazos para que el zaino del Stud Rodolfo Pedro arrancara de forma impresionante, abriendo amplias ventajas y sin necesidad de ser exigido por el látigo.

En el disco fueron 8 los cuerpos que estableció de diferencia sobre Chanta Joy (Fortify), de buena reprise, que sobre la meta dejó tercero a medio largo a un Ser Sincero al que la milla parece no caerle tan bien como los 1400 metros. Como para ponerle un broche de oro a su fenomenal actuación, Ronda de Ases estableció un tiempo de 1m34s18/100, por lejos el mejor del día en una cancha bravísima.

En Leather Sale (Not for Sale), y de la cría del Haras Don Arcánhel, Ronda de Ases suma 3 victorias en 6 salidas llevó sus ganancias hasta los 8.110.300, y ahora la idea en su entorno es ir más lejos, teniendo los 2000 metros del Gran Premio República Argentina (G1) del 1 de mayo próximo como objetivo.

Claro, antes, podría ser el Clásico Otoño (G3) o el Gran Premio de Honor (G1) su preparatoria, en marzo, como para saltar de la milla a los 2 kilómetros en algún paso intermedio. No caben dudas que después de lo observado en el Clásico Good Manners toda ilusión es posible, tanto como que la exigencia será mayor. Ronda de Ases corre mucho, y puede ser una de las grandes apariciones de 2024.