El mitín real arranca este martes en Inglaterra bajo un formato diferente, pero de la mano de los mejores caballos del momento

ASCOT, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Esta vez no habrá multitudes caminando desde la estación de tren hasta el hipódromo por el pintoresco “pasillo real”; las tribunas no tendrán el calor de miles de fanáticos de la hípica dispuestos a disfrutar de los mejores caballos, los profesionales líderes y las chaquetillas más tradicionales de la hípica europea. Pero siempre, aunque cada una de sus carreras se disputen sin público en este tan extraño 2020, Royal Ascot tendrá algo especial.

Arranca este martes una nueva edición del mitín real, como desde 1911, cuando tomó la fecha de la tercera semana de junio dando paso a una dinastía de campeones e inaugurando una historia que envolvió a los más grandes cracks de cada época.

La Reina Isabel no ingresará en su carruaje cada día en Berkshire, acompañada por celebridades y bajo una lluvia de aplausos; tampoco habrá galeras por todas partes ni se escuchará el simpático y conmovedor “Singing Around the Bandstand” al término de cada fecha. Pero la magia siempre dirá presente.

Serán cinco días seguidos de pura calidad, con un menú de 36 carreras, 8 de ellas de grupo uno, con un cierre formidable el sábado próximo. El comienzo, este martes, tendrá sus puntos salientes en el Queen Anne Stakes (G1-1600 m) y en el The King’s Stand Stakes (G1-1000 m), el primero para caballos desde los 4 años y el restante desde los 3, pero además la TV mostrará el Ribblesdale Stakes (G2-2400 m), para potrancas; el King Edward VII Stakes (G2-2400 m), para potrillos; y el Duke of Cambridge Stakes (G2-1600 m), para yeguas desde los 4 años.

El fuego lo abrirá el Buckingham Palace Handicap (1400 m), y al ratito nomás se dará la orden de partida para un impactante Queen Anne, donde Aidan O’Brien y Ryan Moore tienen una carta envidiable en Circus Maximus (Galileo), que hace doce meses en este mismo festival se alzaba con el St. James’s Palace Stakes (G1), sin olvidar su triunfo en el Prix du Moulin de Longchamp (G1).

El caballo cuya propiedad comparten Coolmore y el Flaxman Stables medirá los avances de la yegua Terebellum (Sea the Stars), de Godolphin, a cargo de John Gosden y con Frankie Dettori en sus riendas. Hace unas horas nomás se alzó con el Dahlia Stakes (G2) en Newmarket con enorme facilidad y ahora estará ante una verdadera prueba de fuego.

El orden de programa lo continúa el Ribblesdale y otra vez con el dúo Dettori/Gosden como protagonistas centrales. Con la chaquetilla de los Oppenheimer estará en los partidores Frankly Darling (Frankel), que el 1 del corriente en Newcastle salió de perdedora dando espectáculo y ahora asoma en las grandes ligas para tener como máxima rival a Trefoil (Teófilo), que después de ganar debutando en 2019 reprisó hace una semana quedando tercera en el Pretty Polly Fillies’ Stakes (L) de Newmarket.

Previa del Epsom Derby (G1), el King Edward VII Stakes servirá para la esperada reprise del prometedor Mogul (Galileo), otro “Coolmore Boy” en manos de O’Brien y Moore. Ganador del KPMG Champions Juvenile Stakes (G2) en Leopardstown, despidió quedando cuarto de Kameko (Kitten’s Joy) en el Vertem Futurity Trophy Stakes (G1) y se aguarda lo mejor de su parte con el aumento de la distancia.

Entre apenas seis participantes, su compañero Arthur’s Kingdom (Camelot) le cuidará las espaldas, confiado a Frankie. Escolta de Mkfancy (Makfi) en el Criterium de Saint-Cloud (G1), el gran favorito tendrá que estar muy atento con el zaino, porque, se sabe, no hay peor cuña que la del mismo palo.

Alrededor de las 15,35 hora local llegará el momento para la otra gran cita del día: el King’s Stand Stakes, para velocistas y con el esperado regreso a la acción de Battaash (Dark Angel), doble titular de G1 y que buscará vengar la derrota que sufrió hace doce meses en este mismo turno ante el campeón Blue Point (Shamardal). Glass Slippers (Dream Ahead), Equilateral (Equiano) y Liberty Beach (Cable Bay) intentaran arruinarle la tarde al crédito de Shadwell.

El restante cruce gradual lo aportará el Duke of Cambridge Stakes, donde se anticipa una durísima batalla entre Nazeef (Invencible Spirit) y Jubiloso (Shamardal). La primera lleva cuatro éxitos seguidos y reprisó ganándole a la G1 Billesdon Brook (Champs Elysees) en Kempton, mientras que la restante hace su reentré afilada al máximo por Gosden.

Con ganas de galopar se cerrará la apertura de Royal Ascot 2020, pues el Ascot Stakes y sus 4000 metros son la última prueba del día. Verdana Blue (Getaway), con sus 8 años, es el nombre a vencer. Empieza la acción, y vaya si habrá que disfrutarla.