Comenzó una nueva edición del festival más selecto del mundo; Lord Glitters, Blue Point (foto) y Circus Maximus, en los G1

ASCOT, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Siempre a mediados de junio el turf del mundo tienen ante sus ojos uno de los eventos hípicos más maravillosos. Royal Ascot llega fuerte, con su glamour a flor de piel, con esa sensación de que el tiempo se detuvo… Pero, por sobre todas las cosas, su pista es la cita obligada para muchos de los mejores caballos del mundo.

La jornada de apertura del mitín en 2019 llegó con carreras estupendas, tribunas repletas y la simpática aparición de la Reina Máxima de Holanda, argentina de nacimiento, en el carruaje que llevó, como cada vez, a la Reina Isabel II desde el Castillo de Windsor hasta su palco en el modernísimo hipódromo británico. Guillermo, su esposo, y Andrés, el Duque de York, eran los otros “pasajeros” del transporte que fue recibido entre vivas y aplausos por el público.

El primer día de carreras en Royal Ascot es, a la vez, uno de los más fuertes, con tres grupos uno en la cartelera. El Queen Anne Stakes (G1-1600 m, césped), para todo caballo desde los 3 años, corrió el telón del día, con el tordillo Lord Glitters tomándose revancha de lo sucedido hace 12 meses, cuando escoltó al mismo Accidental Agent (Delegator) que esta vez se negó a partir y no corrió una sóla yarda.

El hijo de Whipper y Lady Glitters (Homme de Loi) llegó a los seis años al festejo más importante de su campaña superando por pescuezo y 3/4 de cuerpo a Beat the Bank (Paco Boy) y One Master (Fastnet Rock).

El King’s Stand Stakes (G1-1000 m, césped), también para ejemplares desde los 3 años, llegó con el “replay” del excelente sprinter de Godolphin Blue Point. El vástago de Shamardal y Scarlett Rose (Royal Applause), y que había sido dominador absoluto de la categoría durante el último Carnaval Internacional en Meydan, Emiratos Arabes Unidos, estuvo intratable para doblegar por 1 1/4 cuerpo a Battaash (Dark Angel), del Sheikh Hamdan, hermano de Mohammed, el hombre detrás de las sedas azul real del vencedor.

La gran atracción del día fue el St. James’s Palace Stakes (G1-1600 m, césped), duelo imperdible para 3 años y que esta vez vio brillar a Circus Maximus, entregándole al entrenador Aidan O’Brien su octavo triunfo en este trofeo. El hijo de Galileo, que pagó el suplemente e ingresó en reemplazo de Magna Grecia (Invincible Spirit) fue una barrera infranqueable en el derecho, resistiendo primero el embate del campeón Too Darn Hot (Dubawi) y superando en el disco por el pescuezo a King of Comedy (Kingsman), que atropelló con fuerza sobre el final. Too Darn Hot completaría la trifecta a 3/4 de cuerpo, mientras que el favorito Phoenix of Spain (Lope de Vega) quedaba apenas sexto.

En tanto, en el Coventry Stakes (G2-1200 m), el otro clásico de la fecha, para productos, Arizona (No Nay Never) inició el doblete de Coolmore, O’Brien y el jockey Ryan Moore mostrándose firme en los tramos finales para llegar a la meta con apenas con medio largo de diferencia sobre Threat (Footstepsinthesand).