El campeón brasileño vuelve a medirse ante el héroe de la última Dubai World Cup (G1), al que superó en el San Diego Handicap (G2), hace un par meses

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- Dentro de un sábado de súper acción a nivel mundial, en los Estados Unidos se correrán los últimos grandes clásicos previos a la Breeders’ Cup. En Santa Anita Park, el sábado sobresale el Awesome Again Stakes (G1-1800 m, arena, US$ 300.000) al primero, para todo caballo desde los 3 años y clasificatorio por la vía del Challenge Series Win and You’re In para el Classic (G1) del 5 de noviembre próximo en Keeneland.

Entre los 8 confirmados para esa competencia aparece el campeón brasileño Royal Ship, ahora sin Flightline (Tapit) de por medio, con ganas de alcanzar una victoria que le permita sumarse a la armada sudamericana en el inminente festival, esa para el que ya se preparan sus compatriotas Ivar (Agnes Gold) y Nautilus (Drosselmeyer), y la argentina Blue Stripe (Equal Stripes).

El hijo de Midshipman al que prepara Richard Mandella viene de clasificarse tercero del crack en el Pacific Classic (G1), prueba donde segundo concluyó Country Grammer (Tonalist), héroe en la Dubai World Cup (G1) de marzo último en Meydan, Emiratos Arabes Unidos, y al que antes le había ganado en el San Diego Handicap (G2).

Vuelven a enfrentarse ahora Royal Ship y Country Grammer, ahora con un “pesado” tercero en discordia como Express Train (Union Rags), que fue cuarto en el Pacific, reprisando luego de 5 meses de inactividad. En las tabuladas del zaino se lucen varias conquistas graduales, entre ellas la versión 2022 del mítico Santa Anita Handicap (G1)…

Bob Baffert tiene a su cargo a 4 de los participantes del Awesome Again, y además de Country Grammer, tiene expectativas con Defunded (Dialed In), que, después de dos labores flojas, buscará parecerse al que supo secundar a There Goes Harvard (Will Take Charge) en el Hollywood Gold Cup Stakes (G1) de mayo último.

Y en los partidores también estará Tripoli (Kitten’s Joy), que no consigue una victoria desde que dio el golpe en el Pacific Classic de la temporada anterior y anda de capa caída.