Actuación notable la de la hija de Pollard’s Vision, que derrotó a la cotizada Mirta en el Clásico Sauze (G3)

Royal Vision sigue invicta, y da la sensación que ponerle un límite a sus ilusiones resulta, como mínimo, osado. Saltando fuerte de nivel, jugándose desde temprano, la yegua del Stud Asunción alcanzó un brillante triunfo en el Clásico Ricardo P. Sauze (G3-1600 m, arena) y llego a la élite de la media distancia.

Nunca da la sensación de ser lo explosiva que resulta en la recta, pero es apenas un detalle en el amplio abanico de sus habilidades diferentes. La aceleración es otra, tanto como la calidad para venir corriendo donde su jockey le proponga con serenidad, sin enojarse, esperando el momento oportuno para atacar..

En el lunes de Palermo fue Mirta (Treasure Beach) la que sufrió el poderío de la hija de Pollard’s Vision y Royal Bar (Roy) criada por Jorge Kogan en su Haras Los Durmientes, un nombre de los grandes, ganadora del Gran Premio Enrique Acebal (G1) en 2018 y cuya reprise, dicho sea de paso, resultó excelente y alentadora, anticipo de seguros próximos festejos…

Wilson Moreyra y Royal Vision dejaron que Días y Flores (Exchange Rate) hiciera la punta con parciales bastante suaves, vigilándola desde la tercera posición, sin prisa. Ya al pisar la recta la zaina empezó a escarbar con mayor fuerza, igualó y pasó al frente, para distanciarse y resistir el embate de Mirta, que por mitad de pista hizo todo lo que tenía que hacer para alcanzarla, aunque sin suerte.

Hubo 2 terminantes cuerpos entre la ganadora y su escolta, con Día Feliz (Roman Ruler) a otros 2 1/2 en tercero y completando el 1-3 del entrenador Jorge Mayansky Neer. Asturiola (Angiolo) y Kambara (Orpen) completaron el marcador rentado.

Con 3 victorias al hilo previas y habiendo sumado luego un handicap porteño, Royal Vision sigue ratificando su fama de crack cimentada en tierras paraguayas, donde cumplió sus primeros pasos tras ser exportada de potranca, camino que antes realizaron otros buenos caballos como Arrayán (Stage Coach) o Bienvenido (Friul).

Hermana materna de Royal Lane (Salt Lake), una de las mejores potrancas de 2008 en el Hipódromo de La Plata, donde ganó el Clásico Fortunato Damiani (G3), Royal Vision se quedará en el país -algunas versiones hablaban de un posible regreso a tierra guaraní-, según lo confirmó Alberto Barragán, manager de la caballeriza de Juan Carlos Averio, y tiene un amplio panorama para seguir exhibiendo su calidad, ya sea afincándose en la media distancia o mirar de reojo la posibilidad de seguir creciendo en los metros.

El Sauze tuvo también un dato muy triste con la lamentable lesión de Bet to Life (South Kissing), la yegua con una historia de vida conmovedora, que lo superó todo de potranca y que, lamentablemente, debió ser sacrificada tras fracturarse el nudo de su mano izquierda al promediar el codo, cuando corría cerquita de las punteras. Nobleza extrema la de la zaina, que se mantuvo en pie evitando un golpe para Adrián Giannetti, su jockey, cuando cualquiera se hubiera ido al piso sin titubear. Una pena y un ítem negativo para una carrera que en el otro extremo ofreció noticias interesantes con la confirmación de Royal Vision.