El hijo de Cosmic Trigger completó la tarde de gloria para María Muñoz, el Stud Parque Patricios y Francisco Leandro

LA PLATA.- Fue una tarde de grandes carreras y de grandes ganadores la que pasó el sábado en el Bosque, con un cierre perfecto (aunque bastante demorado por el atraso) en el Clásico Ciudad de La Plata (G2-1200 m, arena), donde Rudy Trigger logró el soñado doblete, cerrando un día inolvidable para el equipo conformado por María Muñoz, el Stud Parque Patricios y el jockey Francisco Leandro.

En un verdadero carrerón, el hijo de Cosmic Trigger repitió su triunfo de hace doce meses, a una semana de haber volado bajo en el Gran Premio Maipú (G1) de Palermo, demostrando que la velocidad con codo es el escenario para su mejor lucimiento, y derrotando a una rival de nivel similar como la yegua At a Glance (Angiolo) por apenas 3/4 de cuerpo, con 6 de los participantes llegando en menos de 4 largos.

Es notable el rendimiento de Rudy Trigger en las 12 cuadras de La Plata, pues está invicto en 4 salidas. Su serie arrancó en el Ciudad de 2021, continuó en el Clásico General Belgrano (G2), tuvo otro paso positivo al quedarse con el Especial Alejandro Korn y ahora volvió a sumar. De hecho, sobre esta distancia, sólo perdió una vez en 6 salidas…

Lo de At a Glance fue también la confirmación de que es una yegua Clase A, pues perdió luchando y en una carrera durísima. Ya mostró que en el kilómetro tiene cómo ganarse la avena de sobra, pero, al igual que el ganador, es en los sprints de curva donde su nivel encuentra su tope.

A otros 3/4 de cuerpo, el generoso Expressive Smart (Expressive Halo), con sus 8 años, estuvo cerquita de la hazaña, con el potrillo Don Kazako (Long Island Sound) corriendo bárbaro al completar la cuatrifecta a la cabeza. A medio largoterminó , Litoral Blues (Le Blues) y al anca Eliceo (Remote), en un final parejo.

Tras 1m11s37/100 Rudy Trigger defendió con éxito su título en el Clásico Ciudad de La Plata y confirmó que es el patrón de la vereda en la división, cerrando una fiesta hípica sin fallas y que fue la primera gran prueba para la actual administración del Bosque, con la que muchas cosas, por suerte, parecen haber empezado a cambiar.