Intentará convertirse en el primer caballo en ganarlo por 3 temporadas seguidas; el recordado Try Twice llegó al hat-trick, pero en versiones no consecutivas

LA PLATA.- La gran pregunta que rodea a la versión 2023 es si Rudy Trigger podrá convertirse en el primer caballo en la historia en ganar por 3 temporadas al hilo el Clásico Ciudad de La Plata (G2-1200 m, arena), la carrera más importante del año dentro de la velocidad con codo y acompañante histórico del Gran Premio Dardo Rocha (G1), junto con el Gran Premio Joaquín V. González (G1).

Ya hay un antecedente de triplete en el tradicional cruce, pero no en años consecutivos, pues el recordado Try Twice (Hat Trick) se impuso en 2013, 2015 y 2016, quedando tercero detrás de Greek Symbol (Exchange Rate) y Río Gurupí Key (Key Deputy) en la versión de 2014.

El hijo de Cosmic Trigger superó un problema serio de salud y poco a poco va volviendo a su forma ideal, y es ilusión de María C. Muñoz, su entrenadora, de volver a verlo al máximo de su potencial, pidiéndole revancha al pampeano Despacito (Sabayón), que viene de superarlo por la cabeza en el Clásico Revista Palermo, sobre la arena porteña.

Los dos tendrán un escolló fuerte en la potranca Celestial Filly (Lizard Island), cargando varios kilos menos y apoyada en su reconocido nivel. La mejor 2 años peso por peso en la primera etapa de la temporada, acaba de reencontrase con la victoria llevándose por 2 cuerpos el Clásico Eusonio Boni (L) y ahora asume el reto más bravo de su campaña. El último antecedente de una yegua ganando el Ciudad de La Plata es el de Humorada Negra (Emperor Richard), heroína en la edición de 2019, con Condolezza Slew (Sly) venciendo en 2007 y Shape (Senor Pete) levantando la copa en 1998.

Otro de los grandes aspirantes al triunfo es el imparable Rigoni (Cityscape), que viene de terminar primero en sus últimas 5 salidas, serie que incluyó discos en los especiales Haras Arroyo de Luna, Salónico y Comisario Juan Vucetich, y en el Clásico España (L).

Hit Tifón (Hit It a Bomb), Catcher Key (Catcher In the Rye) y el cordobés Secreto Boy (Suggestive Boy) conforman una segunda línea de jerarquía y que se ilusiona con pisar fuerte en una carrera que pinta imperdible.