Con mucha solidez, y tras reprisar de larga ausencia con un triunfo condicional, el hijo de Safety Check se llevó el Handicap Good Time

Gustavo Scarpello siempre tuvo a Safety Honour (56 1/2 kg.) como un caballo serio, capaz de lograr cosas importantes, al menos en los niveles intermedios de exigencia. Sin embargo, por h o por b todavía no lo había podido demostrar, más allá de algunas labores destacadas y en las que mostró ese talento que en el stud le adjudican.

Pero su versión 2024 por fin empieza a responder al ciento por ciento a la creencia de su entrenador, pues tras reprisar de larga ausencia ganando una brava condicional en la arena de San Isidro, el hijo del generoso Safety Check confirmó su buen nivel quedándose fácilmente con el Handicap Good Time (1600 m, arena húmeda), la prueba principal del sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo y que no era precisamente fácil.

La Validada (Valid Stripes), G1 en su mejor momento, reprisaba cargando el peso de 61 kilos, pero como favorita, se desinfló en la recta para llegar apenas séptima a 11 1/4 cuerpos. Fue casi al mismo tiempo en que la yegua empezó su camino inexorable hacia el fondo cuando llegó lo mejor de Safety Honour, que dobló el codo sumamente abierto, dando algunas ventajas, pero con Adrián Giannetti buscando llegar a la recta sin ningún tipo de tropiezos por delante. El zaino reservado del Haras Tradición es de esos caballos que, cuando embalan, son difíciles de detener, pero a los que cualquier modificación de línea puede desarmar, quitándole potencia y efectividad. 

El jockey tuvo razón y, una vez al frente, para Safety Honour fue sencillo distanciarse hasta llegar a destino con 4 cuerpos de ventaja sobre Roberts Hit (Hit It a Bomb, 56 1/2), que largó más o menos y luego se recupero. A 3/4 largo, Tsunami Key (Key Deputy, 58) completó la trifecta, tras interesantes 1m35s7/100.

Ahora con 5 victorias en 22 salidas, y apenas 2 no placé, el futuro parece venturoso para Safety Honour, que mejoró grande tras el último descanso y puede tener ilusiones de llegar al terreno clásico, aunque todavía puede tener alguna que otra posibilidad de destacarse en esta división antes de que los kilos se le hagan cuesta arriba.