Siguiendo los pasos de Palermo, las subas serán variables y empezarán a correr a partir de las anotaciones que se recibirán este lunes; ¿La Plata?

El Hipódromo de San Isidro informó este viernes un aumento de premios, pero que recién comenzará a regir a partir de las anotaciones que se reciban el próximo lunes y que va desde el 12 y hasta el 20 por ciento en promedio, dependiendo de las categorías, con lo que siguió los pasos que tomó Palermo hace unos días, aunque en menor escala, en ambos casos, siempre por detrás de los niveles de inflación de los últimos meses.

Con las pensiones ya en niveles realmente altos -en muchas categorías insostenibles, aún ganando, y hay que ganar…-, la novedad no deja de ser una buena noticia para los propietarios.

Por ejemplo una carrera para ejemplares de 3 años perdedores entre los 1000 y los 1200 metros y que se corre hoy por una recompensa para el ganador de 1.725.000 pesos, ahora pasará a entregar $ 2.000.000; o una competencia para 4 años ganadores en idénticas distancias crecerá desde los 1.460.000 pesos actuales hasta 1.680.000, que, quitando los descuentos, apenas sirve para pagar 3 meses de gastos.

Respecto a los 2 años, la suba será prácticamente nula pues, si se habla de perdedores sobre el kilómetro, los 2.400.000 pesos de hoy serán 2.500.000 a partir de la próxima semana, insignificante. Si se trata de pruebas que vayan entre los 1400 metros y la milla, el aumento será apenas más fuerte, pues irá de $ 2.400.000 a 2.750.000.

En categorías más competitivas, como los 3 años ganadores sobre la milla, ahora el ganador percibirá 2.960.000, contra los 2.580.000 que rigen actualmente, y las subas también serán para handicaps y clásicos, ya sean non grade como listados o de grupo, aunque todos se regirán por tabla y no por importancia.

Los hipódromos nacionales -ni hablar La Plata, que directamente está haciendo que los propietarios pierdan aún ganando- no siguieron la inflación con sus premios, y como las recaudaciones están estancadas tampoco el aporte por ese lado es fuerte. La relación premio/pensión es de las peores de los últimos tiempos. Y se siente.