El Jockey Club ofreció su explicación sobre el manejo de los últimos fondos ingresados y del pago de premios

Después de las críticas y pedidos de explicaciones expuestos por la Gremial de Profesionales y la Asociación de Propietarios, el Hipódromo de San Isidro emitió un parte explicativo sobre su manejo del dinero y el pago de premios como respuesta.

Al respecto, con la firma de Juan Villar Urquiza, Presidente de la comisión de carreras del Jockey Club, se expone que: “Los únicos premios que se deben son los provenientes del fondo de reparación y no todos, ya que el Jockey Club, con fondos propios, fue anticipando todos los pagos desde el tercer puesto hacia abajo, no obstante que la provincia de Buenos Aires dejó de girar normalmente las transferencias de la subvención desde el mes de octubre de 2019, haciéndonos transferencias parciales que ni siquiera han completado el monto que correspondía a octubre. Incluso, con un esfuerzo enorme y pagando altísimos intereses bancarios, el Hipódromo de San Isidro poco a poco fue pagando las reuniones que estaban pendientes de octubre, noviembre y diciembre.

“En efecto, desde que los pagos del IPLC se suspendieron, cuando estaba pendiente la liquidación del mes de septiembre de 2019, luego de insistentes reclamos, solamente hemos recibido tres pagos parciales el 30/1/20 ($ 8.963.281,44), el 14/2/20 ($ 23.722.937) y el reciente 3/6/20 ($ 27.898.752.20) pero quedan impagos $ 20.000.000 de octubre de 2019 y los meses de noviembre a marzo, totalizando nada más ni nada menos que $ 254.950.662,89 de los cuales el 70 por ciento deben ser aplicados al pago de premios pendientes (primero y segundo puesto).

“Los motivos por los cuales el IPLC no ha cumplido con los pagos en tiempo y forma no los conocemos (NdelaR: tratándose de una Ley no debería existir impedimento para que la transferencia se realice en tiempo en forma, algo que en la práctica hace ya mucho tiempo que no sucede, sea con el gobierno anterior o con el actual…), aunque suponemos que se debe a la difícil situación financiera que está atravesando la provincia de Buenos Aires, ya que los informes del FO.PRO.JUE sobre la recaudación de las tragamonedas estuvieron disponibles oportunamente”.

La novela por el pago de premios es interminable, así como intolerables los permanentes atrasos en los giros desde el Estado, que incumplió e incumple una Ley, más allá de la circunstancia difícil en que la pandemia de Covid-19 ha puesto al país.

Las promesas recibidas en las últimas reuniones sólo tuvieron como consecuencia efectiva un giro que puede asemejarse a una aspirina para tratar un paciente internado en terapia intensiva. Es la única realidad.