Los 2 años que pasan a 3 mantienen sus premios, las demás categorías condicionales pierden peso considerablemente

Siguiendo los pasos en líneas generales de las resoluciones adoptadas por los hipódromos  de Palermo y La Plata hace un par de días, el Hipódromo de San Isidro anunció un movimiento en sus premios a partir de julio, luego de 3 meses sin tocarlos, siempre dentro de un contexto inflacionario fuerte.

Como podía esperarse, no son buenas las noticias para los propietarios, pues las bolsas para los 2 años que entran en 3 mantendrán sus valores, mientras que en todas las demás categorías condicionales se producirá una baja amparada en el cambio de edad y que, como en sus “colegas”, no tiene ninguna empatía con el enorme esfuerzo que demanda hoy pagar las pensiones, que todos los meses llegan con aumentos.

Las bajas con el cambio de edad estarán en el orden del 10 por ciento, y resulta gracioso que el parte informativo enviado por el Jockey Club hable de un aumento de premios. Claro, si se lo compara con julio de 2022 se notará la diferencia, pero soslayando dos detalles: por un lado, en aquél momento las recompensas eran bajísimas; por el otro, si se aplica la inflación interanual, corren claramente por detrás.

El esfuerzo de los propietarios no encuentra respuestas positivas por parte de los hipódromos, que, dicho sea de paso, en el mismo período vieron triplicar sus recaudaciones, en un aumento sostenido y que en las últimas semanas se hizo más  notorio.