Después de su paso por la hípica de los Estados Unidos, el hijo de Roman Ruler se impuso fácilmente en el Clásico Invierno

Como se esperaba, Sandino Ruler tuvo un exitos regreso a las pistas argentinas. Tras un período improductivo en los Estados Unidos, donde voló bajo en cada una de sus seis salidas, el zaino del Stud Egalité de 9 cumplió una demostración a la altura de las previsiones, quedándose sin demasiadas exigencias con el “livianito” Clásico Invierno (1800 m, arena normal), estableciendo la excelente marca de 1m46s96/100.

Otra vez en manos de la dupla Pellegatta/Saldivia, y con Juan Carlos Noriega en sus riendas, el hijo de Roman Ruler tuvo un primer paso ideal para esta nueva etapa de su campaña, esa que apunta a lograr un lugar en el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) que se correrá en el Hipódromo Nacional de Maroñas, en Uruguay, en octubre próximo, y para el que también sueñan con tener un lugar Emotion Orpen (Orpen), Miriñaque (Hurricane Cat), Village King (Campanologist)…

No es y nunca fue un caballo fácil Sandino Ruler. Lo explicaba el propio “Pelle” en la previa, pero evidentemente fue de esos casos en que se le hizo imposible adaptarse a los Estados Unidos, donde el vareo es diferente, la comida es diferente, las pistas son diferentes, los desarrollos son diferentes; todo es diferente. 

En el norte si tomaba la punta era obligado, y aquí volvió a asumir el liderazgo de galope, sin hacer esfuerzo, un dato nada menor para un ejemplar con vocación de puntero como Sandino Ruler. Con esas facilidades en el bolsillo, todo fue graduarle las energías para Chupino y esperar la recta para rematar. Allí había que ver si respondía el gran favorito, por la inactividad, por el regreso, por la puesta a punto incompleta.

Y vaya si lo hizo. Pareció por un momento que podía costarle, pero sus brazadas siguieron firmes hasta cruzar el disco con 4 cuerpos de ventaja sobre Gift of Virtue (Sidney’s Candy), completando Sandino Ruler el doblete de entrenadores y jockeys a nivel clásico que se había iniciado un rato antes con La Validada (Valid Stripes) llevándose el Clásico Inés Victorica Roca (G3).

Con 6 años recién cumplidos, ya superada la reprise y una campaña corta sobre sus espaldas, Sandino Ruler cumplió con el triunfo que todos aguardaban, ratificó su perfil de buen caballo y seguramente deje ver en su rendimiento un salto importante a futuro, ya más ajustado. En Maroñas está el objetivo y para eso trabajará su equipo, seguro de que tiene una carta intacta en su potencia.