La potranca mantuvo su invicto en el Bayakoa (L) y el potrillo se estiró con éxito hasta los 1400 metros en el Candy Ride

No hay mucha línea para seguir en los clásicos para productos. El extraño proceso selectivo en que están inmersos en este 2020 particular obliga a recalcular en casi todas las carreras importantes que se van resolviendo. En ese trajinar, los clásicos Bayakoa (L-1400 m, césped) y Candy Ride (L-1400 m, césped), las dos pruebas más importantes de este viernes en el Hipódromo de San Isidro, sirvieron para darle la oportunidad de crecer a potrancas y potrillos que pintan lindo.

En el Bayakoa, Saragossa City ratificó todo lo bueno que había hecho en su debut, mantuvo su condición de invicta y, de paso, le dio el primer éxito importante al padrillo de primera generación Seek Again (Speightstown), que presta servicio en el Haras Carampangue. En tanto, el Candy Ride mostró una versión diferente pero igual de efectiva de Splendid Key, el tordillo de El Alfalfar que se estiró desde la recta tras vencer en el Sprint Junior (G3) de las Estrellas, para ahora lucirse cerquita de la milla.

Lo de Saragossa City fue bien interesante, porque en una carrera pareja se adueñó de la situación al promediar el derecho para controlar con calidad la carga que desató en el cierre La Bautismal (Aspire), que quedó como escolta a tan sólo la cabeza confirmando su perfil de útil y a tan sólo unos días de quedar cuarta sobre un fangal en la Polla de Potrancas (G2) de La Plata que ganó Zenda Bohemia (Remote). A 1 1/2 cuerpo, Farming (Grand Reward) completó la trifecta, todo tras 1m21s61/100 sobre una pista de césped durísima.

Al cuidado de Enrique Martín Ferro y reservada del Haras La Esperanza, Saragossa City cortó la serie negativa de Eduardo Ortega Pavón, el jockey exitoso que estaba peleado con el éxito hacía unos días. La potranca es nieta de la inolvidable Saragosse (Political Ambition), emblema de la media distancia clásica a mediados de los ‘90 con la chaquetilla de Vacación.

Entre los potrillos, en tanto, Splendid Key hizo pesar su mayor experiencia y demostró que no es sólo un velocista, sino que su nivel y calidad da para pensar en llegar bien lejos. Con la chaquetilla del Stud El Alfalfar, María Fernande Alvarez y Walter Suárez en el entrenamiento y Facundo Coria en sus riendas, el hijo de Key Deputy y Splend Zensational (Zensational) fue implacable cuando entró en escena al promediar el derecho, tras venir a la expectativa.

Embalado, dominó a unos 150 metros de la sentencia para terminar superando por 1 1/2 cuerpo a Master Royal (Mastercraftsman), que atropelló desde lejos y hace soñar para cuando compita en mayor distancia; dicho sea de paso, los dos primeros fueron criados en el Haras Firmamento. A la cabeza, en tanto, completó el podio Never Pony (Most Improved). El tiempo de 1m20s94/100 fue bastante más ligero con respecto al del Bayakoa, aunque ya de antemano el Candy Ride se adivinaba como algo más competitivo.

Saragossa City y Splendid Key dejaron su huella en el viernes de San Isidro, se quedaron con los clásicos y, por sobre todas las cosas, ratificaron sus condiciones.