Saltando de los 1000 a los 1600 metros, de punta a punta y por varios cuerpos, la hija de Key Deputy hizo algo increíble en Palermo

Imaginemos esta conversación en la redonda previa al Gran Premio Polla de Potrancas (G1-1600 m, arena). El entrenador le dice al jockey: “Yo se que largamos 16, los más abiertos, pero vos mové hasta tomar la punta; si te pelean mové más, pero corré adelante. Una vez ahí, vení en 45s y 1m9s y en la recta sacales varios cuerpos”. Cualquier razonamiento lógico dirá que tratar al profesional de “optimista” sería un adjetivo generoso.

Ahora, amigo lector, aprete play en el video de la carrera que ganó Scotish Star este sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo, recuerde aquella charla y seguro llegará a la misma conclusión que nosotros: lo que hizo la reservada de La Providencia fue descomunal, de otro planeta, impensado. De lo mejor en un año tan particular.

Obviamente nuestro diálogo fue ficticio, pero sirvió para graficar que la hija de Key Deputy hizo que lo increíble se transformara en realidad, sin olvidar el enorme detalle que hacía sólo 33 días había debutado con un un triunfo en la recta.

Superando este último punto, haciendo lo que nuestro amigo cuidador optimista hubiera soñado y casi corriendo un walk-over, la zaina preparada por Pedro Nickel Filho y administrada en gran forma por Altair Domingos, le dio una formidable tercera Polla a la divisa de la familia Depieri, que ya había levantado este trofeo con Candy Nevada (Pure Prize) en 2012 y con Hispanidad (Pure Prize), en 2016.

De punta a punta, desprendiéndose con una solvencia de otra categoría en el derecho, Scotish Star cerró su consagratoria actuación batiendo por 7 cuerpos a La Validada (Valid Stripes), con Siempre En Mi Mente (Equal Stripes) en tercero a 1 1/2 largo más, todo en la excelente marca de 1m34s79/100 tras establecer parciales de 21s89/100, 45s2/100 y 1m9s43/100.

Scotish Star tiene por padre a Key Deputy (Deputy Minister), que accedió a su segunda Polla después de la que consiguió Amy B Key en 2016. Por línea materna, la nueva líder del proceso selectivo responde a una familia del Haras La Quebrada que La Providencia incorporó a partir de la excelente velocista Shape, ganadora del Gran Premio Ciudad de La Plata (G1) ante los machos y que no sólo es una reproductora excelente sino que ahora sus hijas sobresalen.

Scarlatt (Orpen), vientre de Scotish Star, también se lució en las pistas, ganando los clásicos Carlos P. Rodríguez (G2) y Orbit (L), y ya había producido a un sprinter de nivel como Scarlatti (Easing Along), vencedor en el Asociación Bonaerense de Propietarios de Caballos de Carrera (G3).

Shape también produjo a la clásica La Asturianita (Louis Quatorze) -que en El Paraíso dio a la clásica Asturiola (Angiolo)- y al notable Sharper (Johannesburg), placé listado en los máximos y que después llenó hipódromos en todo el interior a través de una campaña extraoficial de las más llamativas que se recuerde, al menos en los últimos años.

Scotish Star descolló en el Gran Premio Polla de Potrancas, saltando de los 1000 a los 1600 metros como si tal cosa y haciendo de cuenta que corría sola. Fue de las demostraciones más espectaculares que la memoria recuerde y ahora tendrá por delante el siempre duro camino de la confirmación. Aunque por lo que dejó ver, se está en presencia de una yegua diferente.