Tras una larga ausencia, y en su primera actuación bajo la preparación de Todd Pletcher, la yegua argentina se impuso en Saratoga

SARATOGA SPRINGS, New York (Especial para Turf Diario).- Superando una inactividad de casi 11 meses, corriendo por primera vez sobre el césped, con cambio de entrenador mediante y yendo por primera vez hasta los 1700 metros, la yegua argentina Scotish Star alcanzó una muy valiosa victoria este miércoles en la cuarta carrera de Saratoga, un allowance optional claiming con ciertas restricciones y premios por 120.000 dólares en premios, de los cuáles 66.000 pasaron a engrosar la cuenta de la zaina que corre para la sociedad conformada por el Haras La Providencia, su criador y dueño original, y el LNJ Foxwoods.

Ahora a cargo de Todd Pletcher -antes, en California, había estado en manos de Richard Mandella-, y con Flavien Prat en sus riendas, la hija de Key Deputy persiguió desde la partida a la puntera Nevisian Sunrise (War Front), que en el opuesto abrió una diferencia de 10 cuerpos. 

Ya en la curva comenzó a acercarse Scotish Star, para atropellar firme por el centro de la pista en la recta final, dominar por los 150 metros y separarse 2 3/4 cuerpos de aquella rival, defendiendo su favoritismo (pagó US$ 5,70 por cada dos apostados) al cabo de 1m37s55/100, tras parciales movidos de 23s64/100, 46s54/100 y 1m11s54/100.

Ganadora en la Argentina sobre 1000 metros en la recta de Palermo debutando, y luego del Gran Premio Polla de Potrancas (G1) de 2020, saltando a la milla, Scotish Star había cumplido 3 salidas en la unión durante la última temporada, llegando segunda en una condicional, luego finalizando cuarta en el Rancho Bernardo Handicap (G3) y despidiéndose el 31 de agosto con un tercer lugar en el Chillingworth Stakes (G3), las dos primeras carreras en Del Mar y la restante en Santa Anita Park.

Scotish Star, cuya madre es la G2 Scarlatt (Orpen), es hermana materna del ganador de G3 Scarlatti (Easing Along), pero también de Scarpetta (Super Saver), que el sábado en el Hipódromo de San Isidro se sacó la foto en el Clásico La Mission (G2).

Con su triunfo, la yegua argentina no hizo más que estirar el estupendo momento de los ejemplares sudamericanos en el norte, rebautizando su campaña y abriendo lugar para ilusiones mucho más grandes, esas que siempre provocó entre sus allegados. Scotish Star se sacó de encima la reprise ganando y quedó lista para intentar empresas mayores.