Retrasada de su fecha tradicional del 6 de enero, la prueba más importante de cada temporada se correrá este domingo; Olympic Harvard buscará hacer realidad aquello de que la tercera es la vencida

Por Diego H. Mitagstein

Cómo será esta bendita pandemia que complicó hasta a los propios Reyes Magos. Melchor, Gaspar y Baltazar se volvieron locos para cumplir con los pedidos de los chicos, tanto, que no tuvieron tiempo de traerle a los burreros rioplatenses el regalo de siempre: el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1). Por más que estén acostumbrados a todos los climas, el barbijo…

Es un momento particular para todos, y de allí esta excepción de que la carrera uruguaya más importante de cada temporada llegue recién este domingo, aplazada de su fecha original del 6 de enero por obra y arte del virus que no nos deja tranquilos, que nos aleja de los amigos y de la vida normal, y que hasta tiene el tupé de querer sacarnos el turf; si será insolente, irrespetuoso. Pero si hay algo que la gente vinculada con este mundo tan maravilloso tiene es pasión, esperanza y garra, con la capacidad de sacarlo todo adelante contra el rival que sea, venga con montura o en gotitas de saliva.

Esa fue la piedra fundamental para que, tras el corte de dos semanas de actividad, el Hipódromo Nacional de Maroñas, las fuerzas vivas y Gustavo Anselmi desde Casinos lograrán sacar adelante la historia, reprogramar el Ramírez y tener todo listo para lo que será una fiesta diferente, sin el calor que siempre da la multitud en las tribunas, pero de la mano de la historia de una carrera magnífica y única.

Maroñas ensayó varias reformas en materia de captación de apuestas para tratar de tener un éxito pleno también en la faceta económica. La velocidad de banda ancha se mejoró por 5 y también se incorporó un 50 por ciento más de personal para el call center, sin olvidar que el Ramírez y toda la jornada estarán disponibles en varias plataformas internacionales, con lo que las jugadas llegarán prácticamente desde todo el mundo.

El Ramírez es el Ramírez porque se lo ganó en sus más de 100 años de ser un show para el público. Con su convocatoria única y con el marco tan singular que le da Maroñas, el bellísimo Maroñas que añora por sentir las pisadas de los burreros en sus escalones, en cada uno de sus rincones; ya llegará.

Se corre el Ramírez y hay fiesta grande en Sudamérica; hay expectativa e ilusión. Hay ganas de encontrar al nuevo campeón, de ver levantar la copa tan preciada al mejor. No estará Ajuste Fiscal (Ioya Bigtime), el campeón de 2020, preparando su debut en Dubai para la semana próxima, pero sí habrá una gatera repleta de esperanza.

Sólo se anuncia el faltazo del argentino Moet Mix (Dynamix), que no pudo viajar hasta Montevideo tras declararse un caso de anemia infecciosa equina en la villa hípica de Palermo, donde es preparado. Los suyos se quedarán con las ganas, pero no así la parcialidad de Mitterrand (Trinniberg), que ingresará en condición de suplente para reemplazar al ganador del Gran Premio Provincia de Buenos Aires (G1) platense.

La carrera será durísima y la referencia más cercana la aporta el resultado del Gran Premio Comparación (G2), cuando Olympic Harvard (Drosselmeyer) superó a Atlético El Culano (Alcorano) por el pescuezo, con El Curato (Ioya Bigtime) y Bobby Q (Shanghai Bobby) completando lejos la cuatrifecta. Todos estarán otra vez compartiendo partidor ahora, y será interesante saber si la tercera será la vencida para Olympic Harvard, cuarto hace doce meses y tercero en la versión de 2019.

Entre los potrillos aparece Capita (Vettori) como cabeza de grupo, después de haber escoltado a El Patriota (Ecólogo) en el Gran Premio Nacional(G1), y tampoco se puede pasar por alto la presencia del recuperado Miltitoplp (Escolaso), “Derby Winner” de 2019 y que viene de ganar consecutivamente el Gran Premio de Honor (G3) y el Clásico Carlos Pellegrini (G3).

Y también jerarquiza el Ramírez la presencia de Little Vicky (T.H. Approval), de excelente campaña en Argentina, del que se despidió con un excelente tercero en pos de Emotion Orpen (Orpen) en el Gran Premio Dardo Rocha (G1) de La Plata.

Se corre el Ramírez y de cualquier forma habrá fiesta. No importa si es un regalo de Melchor, Gaspar y Baltazar o si, como esta vez, se resuelve fuera de su fecha tradicional del 6 de enero. La prueba más importante de cada temporada en Uruguay, siempre es un motivo de alegría y festejo.