Esta madrugada en Royal Randwick Redzel buscará repetir su triunfo de 2017

RANDWICK, New South Wales (Especial para Turf Diario).- The Everest (G1-1200 m, césped, US$ 15.895.440 de bolsa), la carrera de césped más cara del mundo, está a la vuelta de la esquina. En la madrugada del sábado (hora de Buenos Aires), 17 ejemplares saltarán a la pista de Royal Randwick en busca del impresionante premio de 9.266.400 dólares al ganador y, por supuesto, de la gloria.

Se anticipa una pista blanda por lluvias para el gran evento que vuelve a poner al turf australiano en el centro de la escena, y no son pocos los que sueñan ver a Redzel (Snitzel) repetir su triunfo de hace doce meses. Entrenado por Peter y Paul Snowden es uno de los mejores velocistas locales y llega a este nuevo desafío tras quedar quinto en el Premiere Stakes (G2), hace dos semanas y bajo idénticas condiciones a las que enfrentará ahora.

Previo ganador del Concorde Stakes (G3), tendrá entre sus adversarios a U S Navy Flag (War Front), uno de los puntales de Coolmore esta temporada y que hace el viaje atraído, obviamente, por los millones. El vástago de War Front acude a la cita con un estupendo triunfo en la July Cup (G1) de Newmarket como más fresco antecedente, aunque deberá superar una ausencia de 3 meses exactos.

Otro nombre fuerte en The Everest es el de Shoal (Fastnet Rock), la yegua preparada por Anthony Freedman y que fue segunda en el mencionado Premiere Stakes detrás de su compañera Santa Ana Lane (Lope de Vega), que también estará en los partidores ahora.

David Hayes tiene una fe ciega en Vega Magic (Lope de Vega), ganador de G1 y que antes de terminar cuarto en el Memsie Stakes (G1) se había quedado con el Bletchingly Stakes (G3), siempre en Caulfield.

El japonés Brave Smash (Tosen Phantom) es señalado como una de las probables sorpresas tras su notable segundo en el Moir Stakes (G1), mientras que Godolphin confía en Osborne Bulls (Street Cry), que fue quinto en el Sir Rupert Clarke Stakes (G1) en la previa.