El potrillo, uno de los máximos aspirantes a la Triple Corona de los Estados Unidos, sufrió una factura condilar en su mano izquierda

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- Bob Baffert transita una semana de esas que borrará lo más rápido posible de su memoria. Hace un par de días se conocía que Charlatán (Speightstown), una de sus grandes estrellas, habría dado positivo tras ganar el Arkansas Derby (G1).

Y en la tarde del jueves The Blood Horse anunció que Nadal, su otro invicto y gran esperanza para la Triple Corona después de quedarse con la otra división del Arkansas Derby, sufrió una lesión durante un trabajo de rutina y ya no podrá volver a correr. 

Dos baldazos de agua fría para el entrenador, pero también para la afición, que tenía a los dos potrillos en un pedestal después de dar espectáculo en cada una de sus presentaciones.

El hijo de Blame trabajó 800 metros en 48s4/5 en Santa Anita Park, tras lo cuál se le descubrió una fractura condilar latera en su mano izquierda y que requerirá se le coloquen un par de tornillos.

“Ahora será padrillo. Es una noticia muy triste para todos, obviamente. Es esa llamada que uno nunca quiere recibir cuando está en este deporte. Se retira invicto y, gracias a Dios, con una pronta recuperación como pronóstico. Nos dio 4 carreras maravillosas”, comentó George Bolton, uno de sus propietarios.