Sábado bárbaro el que se viene, con Old Man (G3), Güiraldes (G3) y Paats (L) como triplete clásico imperdible

Será otro sábado de súper acción el que se vivirá esta tarde en el Hipódromo Argentino de Palermo. Cuando aún hace ruido lo sucedido hace una semana al cabo de la 29na. edición de las Carreras de las Estrellas, La Catedral volverá a disfrutar de una jornada plena de calidad.

Tiempo de ver acción para los 3 años en todas sus divisiones, dando el primer paso del segundo semestre. Los clásicos Manuel J. Güiraldes (G3-1400 m, arena) y Old Man (G3-1400 m, arena), para potrancas y potrillos, respectivamente, pondrán proa hacia lo que será dentro de un par de meses el inicio de la Triple Corona con las Pollas. En tanto, el Guillermo Paats (L-1000 m, arena) ayudará a darle más claridad al ranking de los velocistas jóvenes.

Como corresponde, “las chicas” serán las encargadas de romper el hilo, con una edición “pocket” del Güiraldes, ya que fueron apenas 4 las potrancas inscriptas. A la sombra del Juvenile Fillies (G1), donde se midieron las mejores de la camada, otros nombres buscan trascendencia, con Joy Tesalina a la cabeza exponiendo su invicto.

La hija de Fortify debutó ganando hace unas pocas semanas en la arena de San Isidro sin tener que esforzarse al máximo, respondiendo a su buen andar en las mañanas. No podría haber encontrado un escenario mejor para desembarcar en el terreno jerárquico y la oportunidad que se le cruza es soñada.

Cuando La Clandestina (Compasivo Cat) venció por 3 cuerpos a La París (Roman Ruler), Hennie Six (Sixties Icon) termino tercera a otros 2. Ambas vuelven a compartir partidor, con el deber de ir 200 metros más en la distancia.

El breve lote lo completa Staryu (Fire Slam), la otra ganadora dual y que luego de ser tercera a 6 cuerpos de Chic Nistel (Van Nistelrooy) en el Clásico Fortunato Damiani (G3) no encontró demasiados inconvenientes para doblegar por 2 cuerpos a Cantora Romana (Cafrune) en una condicional, siempre en La Plata. Como las anteriores, la misión pasará por adaptarse a las 14 cuadras.

Algo más competitivo resulta el Old Man, con 8 ejemplares listos para alzar el trofeo. Bien parejo es el lote, donde Urban Cat (Hurricane Cat) buscará hacer sentir su cercano segundo de Ranfañoso (Cima de Triomphe) en el Clásico Manuel Anasagasti (L), sobre el césped de San Isidro.

Al crédito de Le Fragole le sobran rivales de los que cuidarse, tal el caso de Miriñaque (Hurricane Cat), que encontró su primer festejo cuando abandonó la recta. Sobre 1200 metros dio fácil cuenta de Sunset Trip (Qué Vida Buena) y en notables 1m8s37/100, por lo que habrá que darle la derecha para continuar con su maduración.

Sale de la corta Candidato (Sidney’s Candy), el de más experiencia. Dueño de una llamativa velocidad natural, y ya vencedor en los clásicos Tato Key y Ondine del Bosque, deberá ser tenido bien en cuenta.

Bolt Cat (Hurricane Cat) corre bastante más seguido de lo recomendable y de allí su paso irregular. Pero entre bajones se lo vio terminar tercero en la final de la Copa Bullrich, tras vencer en una de las clasificatorias. Si encuentra facilidades al frente, puede hacerse perdiz. Poco le costó el ascenso a Castel Forte (Easing Along), mientras que Van Bamba Van (Van Nistelrooy) sólo se ha dedicado a destacarse en el sur. 

Y queda por contar que Storm Dynamico (Dynamix) saltará a la arena porteña en pos de ratificar su liderazgo entre los velocistas nacidos en 2016, en un Paats que luce bastante más complicado con respecto a lo que fue hace una semana el Junior Sprint (G3) de las Estrellas.

Reciente titular del General Lavalle (G3), bajo las mismas condiciones que enfrentará ahora, se mide con la bravísima Seattle Ampi (Seattle Fitz) (foto), que vuelve a la corta tras bajar la guardia en el Atucha (G1), pero luego de ganar Casares (G3) y Unzué (G2)…

Elcisa (Angiolo), tercera en el Lavalle, y los invictos Hodei Joy (Fortify) y Springdom (Sebi Halo) tratarán de dar el golpe ante dos candidatos firmes.