El hijo de Fortify pasó de largo en la recta para ser una de las figuras del sábado en Palermo, superando por 2 cuerpos a Es de Temer

Hagamos un juego. Imaginemos que pasaría si se realizara una encuesta entre propietarios y profesionales para saber qué carrera sueñan con correr. Seguro, pero seguro, el Gran Premio Polla de Potrillos (G1) estaría entre los más votados. Emblema de la hípica nacional, pase inicial de la preciada Triple Corona, espera en un ya cercano septiembre con su aura de gran clásico, de historia, de darle a su ganador esa sensación inigualable de tocar el cielo con las manos.

Este sábado, sobre la arena del Hipódromo Argentino de Palermo, arrancó justamente el camino para los 3 años que conduce hacia la Polla, a secas, como le dicen todos; fue de la mano del Clásico Old Man (G3-1400 m), que dejó en el balance un nombre para empezar a tener muy en cuenta: el del ascendente Sea Wolf, que superó el primer desafío importante de su campaña con más que un aprobado.

Preparado por Jorge Mayansky Neer y con Wilson Moreyra en sus riendas, encontró en la arena su lugar en el mundo, tras un debut ni fu ni fa sobre el césped de San Isidro. Fue sobre sa superficie que salió de perdedor con comodidad, y en la que ahora repitió para tener un bautismo clásico perfecto.

Con el favorito The Best Hit disparando adelante tras recibir un golpe en las patas en la partida, el desarrollo entró en un espiral de velocidad bajo parciales de 21s99/100 y 45s47/100 (siempre de acuerdo al reloj porteño…) del que Moreyra y Sea Wolf estuvieron relativamente alejados. No venía a tanta distancia el futuro ganador, pero sí evitando el desgaste, ese que Es de Temer (Il Campione) sí tuvo al perseguir desde cerca al líder.

The Best Hit, enojado, incontrolable (ya había estado nervioso en la previa, según comentaría luego Martín Valle, su jockey), plantó bandera al pisar el derecho y terminó último a sin apreciación, sofrenado. Entonces Es de Temer heredó la delantera e intentó escapar, aunque no lo consiguió. Moreyra arrimó a Sea Wolf y el alazán pasó de largo para doblegar a ese rival por 2 cuerpos, con Twitch Hurricane (Hurricane Cat) en tercero a otros 3 largos, tras excelentes 1m21s83/100, marca un segundo y medio más veloz con respecto a la que emplearía un rato más tarde Sing Sing Sing para llevarse el Güiraldes.

Con Sea Wolf continuó el festival de triunfos importantes para el padrillo Fortify (Distorted Humor), que venía del doblete aportado por Durazzo y Subsanador en las Estrellas, y que el domingo sumaría también la conquista que alcanzó Roundofapplause en el Gran Premio Presidente de la República (G3), sobre la arena de Maroñas, en Uruguay.

Defensor de la caballeriza Agu-Na-Die, Sea Wolf es la segunda cría de Seducing (Orpen), sin campaña de pistas y cuya bisabuela es la formidable Wild Applause (Northern Dancer), que produjo al G1 Eastern Echo (Damascus), pero también a nuestro muy conocido Roar (Forty Niner), a Yell (A.P. Indy) y a Blare of Trumpets (Fit to Fight), todos graduales, como así también a Praise (Mr. Prospector), la madre de los notables padrillos Congrats y Flatter, ambos por A.P. Indy.

Sea Wolf pisó fuerte en el Clásico Old Man y se mezcló entre los líderes de la generación, posición que a partir de ahora deberá defender, quizás pasando el mes próximo por el Clásico Miguel Cané (G2), en la milla, antes de llegar a la gran cita de la Polla de Potrillos, en septiembre, cuando la Triple Corona empiece a buscar su héroe.