El hijo de Sebi Halo se impuso por seis cuerpos en el clásico del domingo sobre Vetrato

LA PLATA.- La paciencia está pagando dividendos importantes para Sean Halo. El potrillo que tanto había prometido la última temporada y que estuvo fuera por algunos meses ante temas físicos, ya recupera a toda velocidad el tiempo perdido. Después de una reprise espectacular, el zaino volvió sobre la marcha, regresó al terreno clásico y le dio una paliza a los cuatro rivales que le salieron al cruce en el Asociación Bonaerense de Propietarios de Caballos de Carrera (G3-1200 m), la prueba más importante del domingo platense y que se corrió sobre una cancha horrible por lo pesada.

Con Walter Aguirre en sus riendas, el hijo de Sebi Halo y Roseanne (Bahiaro) criado por el Haras El Paraíso y defensor del Stud Los Tauros SA. atacó al puntero Don Karateca (Most Improved) en la recta y no le tuvo piedad, aunque sí debió reacomodarse ante el sesgo hacia afuera que realizó su adversario.

Una vez que sorteó el imprevisto y dominó, Sean Halo fue una aplanadora, arrancó como si recién largaran y se desprendió con absoluta comodidad hasta cruzar el disco con 6 cuerpos de ventaja sobre Vetrato (Remote), que por 2 1/2 dejó tercero a un Don Karateca que sintió el ritmo y las condiciones de la pista. A la cabeza, Quil Hero (Andromeda’s Hero) fue cuarto y a otros 22 largos Latin Wood (Stratostar) cerró la marcha, aunque se llevó a casa $ 43.000.

Tras muy buenos 1m13s76/100 el pupilo de Nahuel Orlandi (h.) ratificó sus excelentes condiciones, se hizo ganador de grado y con 4 éxitos en apenas 5 salidas ya se trepó al lote de los mejores sprinters del Bosque, una división que siempre es altamente competitiva.