La yegua de Los Patrios viene de una demostración fantástica en San Isidro; se juega la clasificación al Breeders’ Cup Distaff

Momento cumbre el que atravesará el aire en el Hipódromo de Palermo cuando se largue una nueva edición del Gran Premio Criadores (G1-2000 m, arena, $ 1.100.000 a la ganadora), la carrera que, otra vez, entregará una gatera para el Breeders’ Cup Distaff (G1) y que esta temporada se correrá el 2 de noviembre en Santa Anita Park.

Enorme es la ansiedad por volver a ver en acción a Seas Alabada, la yegua de Los Patrios y que cumplió una fantástica gestión hace poco más de dos semanas en San Isidro, ganando por 9 cuerpos el Clásico Paseana (G2) de la mano de un remate imponente.

La hija de Sebi Halo volverá a los mismos 2 kilómetros en que fue cuarta en la Copa de Plata (G1) y la arena, terreno en el que salió de perdedora por 11 cuerpos y en el que también se clasificó segunda en el Clásico Remigio González Moreno, aunque en la auxiliar del Jockey Club.

Seas Alabada medirá las fuerzas de una dupla de lujo que presentará el Stud-Haras Firmamento y que conforman la G1 Halo Holiday y Bamb Harlan, ambas hijas de Harlan’s Holiday. Aquella se despidio quedando cuarta ante los machos en el Clausura (G2) platense, mientras que Bamba Harlan viene de dar cuenta de los muchachitos en la milla del Benito Villanueva.

Vendida American Song (Stripes Son), City and the Sex (Equal Stripes) e Irisa (Pure Prize), sus escoltas en el Gran Premio Gilberto Lerena (G1), también asumen un rol protagónico en el Criadores, sobre todo, porque bajarán a los 2000 metros y volverán a la tierra.

Ya un escaloncito más atrás se ubican Star Austral (Cosmic), Hasta Vencer (Malibu Moon) y la ascendente Ayra (Roman Ruler), todas con la ilusión de correr más fuerte que nunca y de aprovechar la oportunidad que sus rivales les ofrezcan.