Las yeguas, 1-3 en el Suipacha, vuelven a medirse, ahora con el azuleño tratando de extender su dominio al césped del norte

El mitín internacional del Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) arrancará este sábado en el Hipódromo de San Isidro con el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1-1000 m, césped), la carrera que consagrará al mejor velocista de la temporada.

Durante varios años las yeguas marcaron el ritmo en la recta del norte, aunque en las últimas 4 ediciones fueron los machos los que levantaron el trofeo. La idea de las chicas es volver a marcar el paso, con dos cartas de enorme carte como Senegalesca (Sebi Halo) y Queen Liz (Lizard Island), 1-3 en el reciente Gran Premio Suipacha (G1).

Aquella tarde la potranca saltó de las condicionales a las grandes ligas con suceso pleno, dejando a la pinga de Rubio B. a sólo ventaja mínima y cabeza, con Yuto Bataraz Key (Key Deputy) atropellando con ímpetu para mezclarse entre ellas y quedarse con la posición de escolta.

Los tres volverán a estar en los partidores ahora, buscando contener el ritmo imparable del azuleño Luthier Blues (Le Blues), número uno de la división en Palermo y que llegará por segunda ocasión en su campaña a la grama del Jockey Club. Cercano héroe en el Gran Premio Maipú (G1), fue tercero aquí cuando en febrero último animó el Clásico General Viamonte (G3).

El Unzué será competitivo al máximo, y la de la porteña Che Maga (Violence) será otra presencia preocupante para el resto. Su táctica de moverse a la expectativa puede ofrecerle los mejores resultados en una competencia que promete tener vértigo desde la suelta y hasta la meta.

Bien livianita irá la potranca Hit Time (Hit It a Bomb), que de la mano de Pablo Falero viene dando pasos firmes en la división, y el bueno de Zamindar Quit (Remote) siempre lo deja todo, como a mediados de agosto, cuando se despidió escoltando desde el hocico al mismísimo Luthier Blues en el Clásico Paraguay (G3).

La experiencia de Sansón Greeley (Horse Greeley) puede ayudarlo a conseguir una posición interesante a la hora del balance y ese Codringer (Cosmic Trigger) asoma como una opción interesante a la hora de buscar sorpresas probables, ahora que ya está más hecho a la distancia.